Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Seol

Seol

 
SEOL
(HADES)
(heb. Sh'emicro;l; gr. Hades: Salmos 16:10 ; Los Hechos 2:27 ). La etimología de los dos términos es dudosa. Sh'emicro;l puede significar insaciable (Proverbios 27:20 ; 30:15-16). Hades podría significar invisible.
Los judíos llamaban Seol al lugar a donde se dirigían todos los muertos, bienaventurados o no (Eclesiastes 9:3 , 10). El patriarca que moría era unido a su pueblo (Genesis 25:8 , etc.). Samuel afirma a Saúl y a sus hijos que al día siguiente ellos estarían donde él se encontraba (1 Samuel : . 28:19). David, llorando a su hijo, dijo que él se reuniría con su pequeño (2 Samuel 12:23 ); al morir, el rey durmió con sus padres (1 Reyes 2:10 ). Se hablaba de descender al Seol, como si estuviera cerca de la tumba o como si los cuerpos fueran depositados allí (Numeros 16:30 33; Ezequiel 31:17 ; Amos 9:2 ; cfr. Efesios 4:9 ).
El Seol era considerado en el AT como lugar de olvido y de reposo para el creyente (Job 3:13 19). En Eclesiastés, donde se contempla todo desde la perspectiva de debajo del sol, todo vuelve al polvo, tanto el hombre como la bestia (Eclesiastes 3:19 21); los muertos nada saben, nada poseen ni ninguna obra hacen, y no tienen ya parte en nada de lo que se hace bajo el sol (Eclesiastes 5:14 ). Sin embargo, en otros pasajes del mismo libro se admite claramente que, aunque los muertos ya no tienen relación con la actividad de esta tierra, siguen existiendo (Eclesiastes 11:9 ; 12:7, 14). En muchos otros pasajes del AT también se hallan alusiones a la existencia de las almas en el Seol; cfr. Samuel (1 Samuel : . 28:15). Los impíos mantienen su personalidad en el Seol (Isaias 14:9 10; Exodo 32:21 31). El Seol está abierto y expuesto a la mirada de Dios (Job 26:6 ; Proverbios 15:1 ), y su misma presencia se hace sentir a los suyos (Salmos 139:8 ). Los creyentes del AT tenían además la certidumbre de la gloria futura y de la resurrección del cuerpo (Job 19:25 27; Salmos 16:8 11; 17:15; 49:14-16; 73:24-26; Daniel 12:2 3). El arrebatamiento de Enoc y de Elías (Genesis 5:24 ; 2 Reyes 2:11 ) confirma esta idea. En el NT, además, el Señor presenta unos incidentes del AT que muestran la fe de los antiguos en el más allá (Mateo 22:31 32; Lucas 20:38 ).
En el período precedente a la primera venida de Cristo, los judíos distinguían entre dos partes del Seol:
una, reservada a los impíos, atormentados desde el momento de su partida de este mundo;
la otra, reservada a los bienaventurados, y llamada paraíso o seno de Abraham.
El mismo Jesús empleó estas expresiones y dio notables precisiones acerca de la morada de los muertos (Lucas 16:19 31). Desde su partida de este mundo, el creyente gozaba de consuelo y reposo. este era el paraíso prometido al ladrón en la cruz el mismo día de su muerte (Lucas 23:43 ). En cambio, el impío, en plena posesión de sus facultades y memoria, sufre en un lugar del que no puede salir. Este lugar de tormento es un encarcelamiento previo: espera allí la resurrección de los impíos, el Juicio Final y la reclusión eterna que tendrá lugar en el infierno. (Véase CASTIGO ETERNO.)
Se produjo un gran cambio en la morada de los muertos bienaventurados al descender allí Cristo. Según la profecía, el Señor no fue dejado allí (Salmos 16:8 11) por cuanto era imposible que el fuera retenido por los lazos de la muerte (Los Hechos 2:24 ). Salido de la tumba, subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres (Efesios 4:8 10). Los comentaristas creen que, en Su glorificación, Cristo liberó del Seol a los muertos creyentes, y los llevó con el al cielo mismo. El hecho es que desde entonces todos los que mueren en la fe, en lugar de descender a la morada de los muertos, van directamente a la presencia del Señor. Así, Pablo prefiere partir, y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor (Filipenses 1:21 24; cfr. 2 Corintios 5:6 8). La muerte viene a ser para nosotros ganancia; de hecho, deja de ser muerte como tal (Juan 11:25 ).
Siendo que el Seol, o morada de los muertos, no es nada más que una cosa provisional, dejará de existir en el momento del Juicio Final. Entonces será echado en el lago de fuego. Junto con aquellos muertos impíos en su seno, es, por así decirlo, derramado en el infierno eterno que tendrá entonces su comienzo (Apocalipsis 20:13 14). (Véase CASTIGO ETERNO.)

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008