Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Salvación

Salvación

 
SALVACIeN
(SALVADOR).
Tanto el AT como el NT están centrados en la concepción de la salvación, basada sobre el hecho de que el hombre, totalmente arruinado por la caída, y por ello mismo destinado a la muerte y a la perdición eternas, tiene necesidad de ser rescatado y salvado mediante la intervención de un Salvador divino. Así, el mensaje bíblico se distingue claramente de una mera moral religiosa que dé al hombre consejos de buena conducta o que preconice la mejora del hombre mediante sus propios esfuerzos. También se halla a una inmensa distancia de un frío deísmo, en el que la lejana divinidad se mantenga indiferente a la suerte de sus criaturas.
En el Antiguo Testamento:
En el AT el Señor se revela como el Dios Salvador. este es, entre una multitud de otros, Su más entrañable título en relación con nosotros, el más bello de ellos (2 Samuel 22:2 3). el es el redentor, el único Salvador de Israel (Isaias 25:9 ; 41:14; 43:3, 11; 49:26), y ello de toda la eternidad (Isaias 63:8 , 16). Ya en Egipto empezó a manifestarse en este carácter, al decir: Yo soy JEHOVÁ... yo os libraré (Exodo 6:6 ). el liberó a Su pueblo del horno de aflicción, del ángel exterminador, del amenazador mar Rojo, y Moisés exclama, ante todo ello: Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién como tú, pueblo salvo por Jehová, escudo de tu socorro, y espada de tu triunfo? (Deuteronomio 33:29 ). No se trata de los miles de medios que emplea Dios, sino que es el mismo Dios, Su presencia, Su intervención victoriosa, lo que salva (1 Samuel : . 14:6; 17:47). David exclama: Dios mío... el fuerte de mi salvación (2 Samuel 22:3 ). ¿Quién es el que puede resistir, cuando Dios se levanta para salvar a todos los mansos de la tierra? (cfr. Salmos 76:8 10). el salva a Sus hijos, frecuentemente rebeldes, a causa de Su nombre, para manifestar Su poder (Salmos 106:8 ). El profeta puede decir a Sion: Jehová está en medio de fi, poderoso, él salvará (Sof. 3:17), y el salmista no deja de ensalzar la salvación de Dios (Salmos 3:8 ; 18:46; 37:39; 40:17; 42:5; 62:7; 71:15; 98:2-3, etc.).
Esta salvación comporta además todas las liberaciones, tanto terrenas como espirituales. El Señor salva de la angustia y de las asechanzas de los malvados (Salmos 37:39 ; 59:2); el salva otorgando el perdón de los pecados, dando respuesta a la oración, impartiendo gozo y paz (Salmos 79:9 ; 51:12; 60:6; 18:27; 34:6, 18).
Sin embargo, el Dios Salvador, en el Antiguo Pacto, no se manifiesta aún de una manera plena; se halla incluso escondido (Isaias 45:15 ). El Señor responde a la humanidad sufriente que le pide romper los cielos y descender en su socorro: Esforzáos... he aquí que vuestro Dios viene... Dios mismo vendrá, y os salvará (Isaias 35:4 ).
En el Nuevo Testamento:
Cristo es ya de entrada presentado como el Salvador, y no sólo como un Maestro, amigo o modelo de conducta. El ángel dice a José: Llamarás su nombre Jesús (Jehová salva), porque el salvará a su pueblo de sus pecados. Zacarías bendijo al Señor por haber levantado un poderoso Salvador (Lucas 1:69 ). No hay salvación en nadie más (Los Hechos 4:12 ). Jesús es el autor de nuestra salvación (Hebreos 2:10 ; 5:9). Dios envió a Su Hijo como salvador del mundo (1 Juan 4:14 ), no para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por el (Juan 3:17 ; 12:47). El Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19:10 ); vino, no para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas (Lucas 9:56 ). La verdadera dicha es la alcanzada por aquellos que pueden exclamar: Sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo (Lucas 4:42 ).
En el Nuevo Pacto, el término de la salvación se aplica casi exclusivamente a la redención y a la salvación eterna. La salvación viene de los judíos (Juan 4:22 ). El Evangelio es la palabra de la salvación predicada en todo lugar (Los Hechos 13:26 ; 16:17; 28:28; Efesios 1:13 ); es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree (Romanos 1:16 ). La gracia de Dios es la fuente de la salvación (Tito 2:11 ), que está en Jesucristo (2 Timoteo 2:10 ). Dios nos llama a que recibamos la salvación (1 Tesalonicenses 5:9 ; 2 Tesalonicenses 2:13 ). Es confesando con la boca que llegamos a la salvación (Romanos 10:10 ); tenemos que ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12 ). Somos guardados por el poder de Dios mediante la fe para alcanzar la salvación (1 Pedro 1:5 , 9). Mientras tanto, esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo (Filipenses 3:20 ), por cuanto se acerca el momento en que se revelará plenamente la salvación conseguida en el Calvario (Romanos 13:11 ; Apocalipsis 12:10 ). No escapará el que menosprecie una salvación tan grande (Hebreos 2:3 ). Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos (Jud. 25).
Bibliografía:
Anderson, Sir R.: El Evangelio y su ministerio (Pub. Portavoz Evangélico, Grand Rapids, en prep.);
Blanchard, J.: Aceptado por Dios (El Estandarte de la Verdad, Edimburgo, 1974);
Chafer, L. S: El camino de la salvación (Pub. Portavoz Evangélico, Barcelona, 1972);
Chafer, L. S: Grandes temas bíblicos (Pub. Portavoz Evangélico, 1976);
Finney, C. G.: El amor de Dios por un mundo pecador (Clíe, Terrassa, 1984);
Ironside, H. A.: Grandes palabras del Evangelio (Ed. Moody, Chicago, S/f);
Lacueva, F.: La Persona y la Obra de Jesucristo (Ed. Clíe, Terrassa, 1979);
Lacueva, F.: Doctrinas de la gracia (Clíe, Terrassa, 1975);
Lacueva, F.: El hombre: su grandeza y su miseria (Clíe, Terrassa, 1976);
Moody, D. L.: El camino hacia Dios (Ed. Moody, Chicago, s/f);
Ryrie, C. C.: La gracia de Dios (Pub. Portavoz Evangélico, Barcelona, 1979);
Spurgeon, C. H.: No hay otro Evangelio (Estandarte de la Verdad, Barcelona, 1966);
Spurgeon, C. H.: Ganadores de hombres (Clíe, Terrassa, 1984);
Stott, J. W. R.: Las controversias de Jesús (Certeza, Buenos Aires, 1975);
Warfield, B. B.: El plan de la salvación (Confraternidad Calvinista Americana, México D. F., 1966);
Wolston, W. T. P.: En pos de la luz (Verdades Bíblicas, Apdo. 1469, Lima 100, Perú, 1982).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008