Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Salomón

Salomón

 
SALOMeN
= pacífico.
Hijo de David con Betsabé (2 Samuel 12:24 ; 1 Cronicas 3:5 ; Ant. 7:14, 2); nacido en Jerusalén. David, advertido que bajo su sucesor habría un reinado de paz, le dio el nombre de Salomón, pacífico (1 Cronicas 22:9 ). El profeta Natán le dio el nombre de Jedidías, amado de Jehová (2 Samuel 12:25 ). Cuando David envejeció y se debilitó, Adonías, uno de sus hijos nacidos en Hebrón, y probablemente el mayor después de la muerte de Amón y de Absalón, intentó usurpar el trono. El profeta Natán, ayudado por el sumo sacerdote Sadoc y por Benaía, el jefe de la guardia, y con el apoyo de la guardia personal de David, desarticularon esta conspiración, y Salomón fue proclamado rey (1 Reyes 1:5 40), poco después de lo cual murió David.
Salomón inició su reinado alrededor del año 970 a. C. Tendría entonces unos 20 años. Obedeciendo las últimas recomendaciones de su padre, depuso a Abiatar del sumo sacerdocio, e hizo ejecutar a Simei por desobedecer la orden de permanecer en Jerusalén. Ante una nueva pretensión de Adonías, Salomón lo hizo ejecutar, lo mismo que a Joab, también implicado en este asunto (1 Reyes 2:1 46).
Salomón contrajo matrimonio con la hija del rey de Egipto, y la llevó a Jerusalén (1 Reyes 3:1 ). Después que el Señor hubiera abandonado Silo, el culto no había sido restaurado. El Tabernáculo se hallaba en Gabaón, y el arca del pacto en Jerusalén. Menospreciando la orden de la Ley, el pueblo había erigido altares en los lugares altos. Salomón acudió a Gabaón para ofrecer sacrificios. Aquella noche, el Señor se le apareció en sueños y le preguntó qué era lo que él deseaba. Salomón imploró la gracia de la sabiduría y de la inteligencia, a fin de poder administrar justicia. En aquella época la administración de la justicia incumbía al rey. Dios dio respuesta a esta oración. Poco después, Salomón emitió un juicio que se ha hecho célebre porque con ello descubrió quién era la verdadera madre de un recién nacido reclamado vehementemente por dos mujeres como propio (1 Reyes 3:2 28; 2 Cronicas 1:3 12). Unos veinte años después, durante una nueva aparición, Dios prometió a Salomón, de forma condicional, conservar el trono para su dinastía, y le hizo solemnes advertencias (1 Reyes 9:1 10; 2 Cronicas 7:12 22).
David había sometido a las naciones vecinas. Según los textos, Salomón sólo emprendió una campaña bélica, contra Hamat. La posesión de esta ciudad le permitió mantener la paz en el noreste de sus estados. Hadad, príncipe edomita, y Rezón, de Damasco, se opusieron a Salomón. este fortificó la ciudad de Hazor, sobre el alto Jordán, y edificó una fortaleza en el Líbano para pacificar a Damasco; también logró mantener seguro el camino que llevaba a Ezión-geber atravesando Edom. El rey Salomón mantuvo relaciones amistosas con numerosos soberanos; organizó su reino, y protegió las artes. David había amasado una gran cantidad de materiales con vistas a la construcción del Templo. Salomón construyó el edificio en siete años. Hiram, rey de Tiro, le consiguió materiales y artesanos (1 Reyes 5:6 ). Salomón llevó a cabo una solemne dedicación del Templo (1 Reyes 7:13 8:66; 2 Cronicas 2: 7). Después se hizo edificar un palacio, cuya construcción duró trece años (1 Reyes 7:1 12). Fortificó numerosas ciudades y construyó otras en diversos puntos del país (1 Reyes 9:17 19; 2 Cronicas 8:4 6).
Salomón administró sus estados con mucha sabiduría. Se rodeó de funcionarios competentes, con el nieto del sumo sacerdote como jefe de ellos (1 Reyes 4:2 6). Mantuvo un ejército poderoso; dividió el reino en doce distritos. Independientemente de los antiguos límites de las tribus, lo que facilitó su administración (1 Reyes 4:7 19). El soberano se cuidó asimismo del mantenimiento del culto a Jehová, pronunciando la oración de dedicación del Templo e invocando la bendición divina sobre el pueblo.
La expansión comercial enriqueció al reino (1 Reyes 10:14 29; 2 Cronicas 9:13 27). Venían mercancías de Ofir y de la India, de donde las traían los siervos de Salomón (1 Reyes 10:22 , 23; 2 Cronicas 9:10 22). El rey hizo construir ciudades de almacenamiento, entre otras Palmira, en el desierto, a mitad de camino entre Damasco y el eufrates. Salomón se interesó por las letras y por las ciencias, y disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces (1 Reyes 4:33 ). Además, recogió y compuso numerosos proverbios (véase PROVERBIOS). Los Salmos 72: y 127 le son atribuidos en el encabezamiento (véanse también ECLESIASTeS y CANTAR DE LOS CANTARES).
La magnificencia de su corte, de su mesa, del lujo del que se rodeaba en sus desplazamientos, se correspondía con sus ingresos e importancia política (1 Reyes 10:4 , 5, 21). Acudían muchos de lejos para oír sus dichos llenos de sabiduría (1 Reyes 4:34 ; 10:23-25). La misma reina de Sabá acudió a Jerusalén para plantear al rey difíciles cuestiones (1 Reyes 10:1 13).
Pero Salomón no fue obediente a las instrucciones divinas. Tuvo un harén de algo más de mil mujeres. Muchas de ellas eran princesas, entregadas al rey de Israel como prendas de pactos políticos. Salomón se dejó persuadir por estas extranjeras idólatras para erigir santuarios a sus dioses (1 Reyes 11:1 8). El Señor castigó la apostasía del soberano no dejando a su dinastía más que una pequeña fracción del reino (1 Reyes 11:9 13). El profeta Ahías, de Silo, anunció a Jeroboam, funcionario de Salomón, que Dios le daría diez tribus (1 Reyes 11:28 29), pero no las obtendría antes de la accesión de Roboam. Salomón pecó también por su lujo y ostentación, que costeó imponiendo pesadas cargas fiscales sobre sus súbditos. Estas exacciones quebrantaron la confianza de los israelitas en su rey y vinieron a ser posteriormente causa de rebeliones (véase ROBOAM).
Salomón reinó 40 años, muriendo alrededor del año 931 a.C. Los acontecimientos de este periodo fueron consignados en las siguientes obras:
Libro de los hechos de Salomón,
Libro del profeta Natán,
Profecía de Ahías silonita y
Profecía del vidente Iddo (1 Reyes 11:41 43; 2 Cronicas 9:29 31)
Arqueología
Los descubrimientos arqueológicos muestran una estrecha concordancia y arrojan buena luz sobre una multitud de detalles referentes a los textos bíblicos acerca de Salomón, en tanto que las teorías meramente especulativas del pasado, sin ninguna base en evidencias independientes, sino basadas en una serie de a prioris de evolución histórica, tenían una fuerte tendencia a restar crédito a la descripción del poder y de la gloria de este rey que aparecen en 1 Reyes 3: a 11 (cfr. además Mateo 6:29 ; 12:42; Lucas 11:31 ). Entre otros aspectos tocados por los descubrimientos arqueológicos se pueden considerar:
(a) El reino de Salomón.
Frente a las posturas que afirmaban que los reinos de David y Salomón se limitaban estrictamente a Palestina, debido a que no hubiera podido existir un reino con las extensas fronteras que se le afirman ante los poderes mundiales de Egipto, Asiria y Babilonia, se puede constatar que estos imperios no ejercían poder en aquella época.
(A) Egipto se había sacudido hacía poco del dominio de los hicsos, y se estaba recuperando (véanse EGIPTO, a, Historia, HICSOS y, para más detalle, las correspondientes Bibliografías). Asiria estuvo carente de un caudillaje capaz entre Tiglat-pileser I (muerto alrededor del año 1076 a.C.) y la accesión de Assurbanipal II (alrededor del año 880 a.C.). Babilonia vegetaba entonces, y el imperio hitita había sido aplastado por Asiria en el año 1110 a.C., habiendo quedado sólo algunas ciudades libres. (Véanse ASIRIA, BABILONIA, HITITAS.)
(b) La gran prosperidad de Salomón había sido también puesta en tela de juicio. Sin embargo, se reconoce en la actualidad que en la época de Salomón se daban todas las condiciones comerciales y políticas necesarias para ello. Se ha podido constatar por medios arqueológicos que en la época de Salomón había un intenso tráfico de caravanas entre el sur de Arabia y Mesopotamia. De esta manera, Salomón, que dominaba el estratégico enlace palestinense, y sin ningún poder que le pudiera disputar el dominio, pudo ejercer un monopolio sobre las caravanas que circulaban por esta vía de comunicación. Con el control de las rutas que canalizaban el comercio entre los diversos puntos del mundo antiguo, el soberano israelita no podía dejar de tener abundantes ingresos en base a los impuestos sobre los mercaderes, y lo de la contratación de las especias, y lo de todos los reyes de Arabia, y de los principales de la tierra, con la gran cantidad de productos que atravesaban sus territorios (1 Reyes 10:15 ).
(c) Las minas de cobre descubrieron el puerto de Ezión-geber y una gran fundición de cobre. Nelson Glueck afirma de ello que Salomón fue el primero en hacer de la industria minera del Wadi Arabah una empresa verdaderamente nacional (The Other Side of the Jordan, 1951, p. 98).
(d) Las fortificaciones, los caballos y los carros. Además de mantener un activo intercambio comercial con las naciones vecinas (1 Reyes 10:28 29), Salomón invirtió grandes recursos en el mantenimiento de un ejército poderoso (1 Reyes 4:26 ). Ciudades militares importantes fueron Hazor, Meguido y Gezer, que estaban provistas de las necesarias instalaciones logísticas para resistir y detener potentes ataques, así como para almacenar provisiones y acantonar tropas de caballería (cfr. The Sad Case of Tell Gezer, en Biblical Archaeological Review, jul./ago. 1983, PP, 30-42; también How Water Tunnels Worked, Bib. Arch. Rev., mar./abr., PP. 9-29, y Five Ways to defend an Ancient City, Bib. Arch. Rev., mar./abr. 1983, PP. 73-76).
(e) La visita de la reina de Sabá (1 Reyes 10:1 13) ha sido considerada por algunos críticos como una mera ficción. Se mantiene que no existe ninguna prueba de la existencia personal de la reina. No obstante, Velikovsky (Ages in Chaos, Doubleday, 1952) demuestra, sin dejar lugar a ninguna duda:
(A) que la ausencia de identificación se debe a un desfase en la cronología convencional de Egipto de 600 años, debido a unas identificaciones erróneas en el inicio de la egiptología;
(B) señala Velikovsky que Josefo (Ant. 8:6, 5) afirma que esta mujer era reina de Egipto y Etiopía;
(C) en base a la cronología revisada, llevando a una estrecha correspondencia los relatos de los monumentos y la Biblia, la reina Hatsepsut fue contemporánea de Salomón;
(D) Hatsepsut afirma en sus crónicas que visitó la tierra de Punt;
(E) Punt se hallaba, según las inscripciones egipcias, al este de Egipto, y allí había un río que corría hacia el sur (evidentemente el Jordán); además, Punt recibe también el nombre de tierra de Dios. estas y muchas otras razones, basadas en el estudio de los hallazgos arqueológicos de Egipto referentes a la reina Hatsepsut y a su viaje a la tierra de Punt, y una cuidada consideración de la estructura cronológica de la historia de Egipto, llevan a la identificación de la reina de Sabá con la reina de Egipto y Etiopía mencionada por Josefo, no otra que la célebre Hatsepsut. En la ya citada obra de Velikovsky se da una copiosa documentación y un tratamiento exhaustivo de todo este tema.

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008