Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Salmos (Libro)

Salmos (Libro)

 
SALMOS (Libro)
Colección de poemas religiosos, de los que una gran cantidad se cantaba en el Templo. Los israelitas los llamaban Himnos de Alabanza. La expresión libro de los Salmos (cfr. Lucas 20:42 ) proviene de la traducción griega. Hay setenta y tres salmos cuyos títulos heb. los atribuyen formalmente a David. De ahí proviene la designación general de Salmos de David (cfr. Hebreos 4:7 ).
Hay 150 salmos repartidos en cinco libros, siguiendo, según se cree, el modelo del Pentateuco. El texto heb. marca con rúbricas esta antiquísima división, señalada en la LXX. La comparación de 1 Cronicas 16:34 36 con Salmos 106:47 , 48 no permite llegar a la conclusión de Delitzsch de que la división en cinco libros existía ya durante la redacción de Crónicas, porque este pasaje de Salmos 106: podría proceder de 1 Cronicas 16:34 36. Las cinco divisiones comienzan en los Salmos 1: , 42, 73, 90 y 107. Cada división finaliza con una doxología.
(a) Primer Libro.
Con excepción de los Salmos 1: , 2, 10 y 33, llamados anónimos, los salmos de este libro pueden ser atribuidos a David. En la LXX se considera que el Salmos 1: es una contribución anónima, y no se atribuye el Salmos 2: a David, a quien se considera como autor del resto. En la LXX se unen los Salmos 9 y 10 en uno solo, y el Salmos 33: recibe la rúbrica de para David. Este libro emplea por lo general el nombre divino de Yahweh para Dios.
(b) Segundo Libro.
Los ocho primeros de los treinta y un salmos son una serie de cánticos de los hijos de Coré; siete de los ocho primeros son expresamente atribuidos a estos autores. Con respecto al Salmos 43: , que posiblemente sea de ellos, constituye la conclusión del Salmos 42: , con el que primitivamente formaba un todo. El Salmos 50: , de Asaf, forma una transición con un grupo de veinte salmos atribuidos a David, excepto los Salmos 66: y 67. Sin embargo, en la LXX el Salmos 77: sí es atribuido a David. El Segundo Libro finaliza con un salmo anónimo y un cántico de Salomón (Salmos 71: y 72). En esta colección, Dios recibe frecuentemente el nombre de Elohim. El Salmos 53: es una reproducción casi idéntica del Salmos 14: del Libro Primero, y el Salmos 70: es una repetición del Salmos 40:14 18. Pero estas repeticiones presentan unas diferencias significativas, que alteran su carácter y oportunidad, así como la relación que se tiene con Dios, expresada en el uso de los nombres.
(c) Tercer Libro.
este contiene diecisiete salmos. Los once primeros son atribuidos a Asaf; cuatro a los hijos de Coré, uno a David y uno a Etán. Estos salmos fueron recogidos después de la destrucción de Jerusalén y del incendio del Templo en el año 587 a.C. (Salmos 74:3 8; 79:1).
(d) Cuarto Libro.
También tiene diecisiete salmos. El primero de ellos es atribuido a Moisés, los 101 a 103 a David; los catorce restantes son anónimos. En la LXX se atribuyen a David once de estos salmos, y se dan sólo cinco como anónimos: los Salmos 92: ; 100; 102; 105; 106.
(e) Quinto Libro.
Contiene veintiocho salmos anónimos, quince de David y uno de Salomón. Esta quinta colección fue reunida tardíamente, ya que algunos de estos salmos se refieren al cautiverio: Salmos 126: ; 137. Los salmos más antiguos son muy anteriores a David (p. ej., la oración de Moisés, Salmos 90: ), en tanto que otros son posteriores al exilio. Así, la composición de este libro abarca un prolongado período.
(f) Parte de David en la redacción del libro de los Salmos.
Son numerosos los testimonios, directos e indirectos, acerca de que David redactó salmos (véase DAVID). Los mismos títulos de los salmos, que son de gran antigefrac14;edad; los traductores de la LXX los tomaron del original heb., junto con expresiones musicales y otros términos que no siempre pudieron comprender. En ocasiones, los títulos son ambiguos: el Salmos 88: tiene dos; en total, se atribuyen setenta y tres salmos a David. Los críticos extremistas (p. ej., Duhm) pretenden que David no escribió nada, y que toda la colección de salmos procede del período post-exílico. Sin embargo, hay multitud de argumentos en favor de la antigefrac14;edad de la mayoría de los salmos:
(A) La poesía religiosa existía ya mucho tiempo antes de David. En Ebla (véase MARDIKH [TELL]) se han descubierto tabletas con composiciones hímnicas, entre otros escritos de estilos diversos, anteriores a la época de los patriarcas. Hay, además, himnos en la literatura de civilizaciones circundantes, aproximadamente contemporáneas a la israelita, habiéndose descubierto semejanzas en la forma de expresión entre ciertos salmos y la poesía épica de Ras-Samra (véase UGARIT). Además, la Biblia misma contiene cánticos de gran antigefrac14;edad, como:
el cántico del pozo (Numeros 21:17 18),
el cántico de Moisés (Exodo 15: ),
el de Débora (Jueces 5: ),
los oráculos de Balaam (Numeros 24: ),
aparte del notable cántico de la espada de Genesis 4:23 24.
No hay ninguna base racional, histórica ni arqueológica para mantener, como lo mantienen algunos críticos, que la mayor parte de los salmos habría sido compuesta sobre el AeO 400 y 100 a.C..
(B) David estaba excepcionalmente dotado para la poesía y la música, y su nombre va unido a todo lo que se hizo en su época en este campo (cfr. 1 Samuel : . 16:15-23; 2 Samuel 1:17 27; 3:33, 34; 6:5-15; 22:1-23:7; 1 Cronicas 16:4 37; 2 Cronicas 7:6 ; 29:30; cfr. Amos 6:5 ; Marcos 12:36 ; Los Hechos 2:25 31; 4:25-26). David fue llamado muy justamente el dulce cantor de Israel (2 Samuel 23:1 ).
(C) El establecimiento de la monarquía tuvo lugar en una época de renovación nacional caracterizada por la victoria sobre los enemigos exteriores, la paz y la estabilidad política, la prosperidad, y los preparativos para la construcción del Templo. ¿Por qué razones se puede pretender que la actividad literaria fuera a ser descuidada?
(D) Muchas pruebas internas señalan a David como el autor de numerosos salmos. La mayor parte de los que le son atribuidos reflejan uno u otro de los períodos de su vida (cfr. Salmos 13:18 ; 23; 32; 34; 51; 52; 57, etc.).
(E) La expresión de David puede significar, en heb., no sólo que él fuera el autor de aquel salmo (lo que sin embargo es su sentido más natural), sino también tratando de o dedicado a David.
(F) Cristo y los apóstoles atribuyen a David diversos salmos (Los Hechos 4:25 26; Salmos 2: ; Los Hechos 2:25 28; Salmos 16: ; Romanos 4:6 8; Salmos 32: ; Los Hechos 1:16 20; Romanos 11:8 10; Salmos 69: ; Los Hechos 1:20 ; Salmos 109: ; Mateo 24:44 ; Marcos 12:36 37; Lucas 20:42 44; Los Hechos 2:34 ; Salmos 110: ).
(g) El salterio.
El Salterio. bajo su forma actual, era la colección de himnos para el culto del Templo restaurado después del cautiverio. Su riqueza espiritual lo hacía adecuado asimismo para las celebraciones religiosas particulares (Mateo 26:30 ; véase PASCUA). La colección se compone, como sucede con nuestros modernos himnarios, de obras datando de diversas épocas. El título de los salmos indica con frecuencia su origen. De ello se desprende que hubo Salterios anteriores a los del Templo de Zorobabel. Se pueden distinguir:
(A) La colección de David. En base a los títulos del texto heb., son setenta y tres los salmos que pertenecían primitivamente a esta primera colección de alabanzas: 3 a 9; 11 a 32; 34 a 41; 51a 65; 68 a 70; 86; 101; 103, 108 a 110; 122, 124; 131; 133; 138 a 145. En la versión griega no hay encabezamiento para los Salmos 122: y 124; en cambio, los Salmos 33: ; 43; 67; 71; 91; 93 a 99; 104 y 137 sí llevan encabezamiento, además de los salmos que lo llevan en el texto heb., siendo atribuidos a David. Además, en esta colección de David, trece salmos tienen una introducción en prosa: Salmos 3: ; 7; 18; 34; 51; 52; 54; 56; 57; 59; 60; 63; 142 (solamente los salmos titulados de David presentan esta introducción). Por otra parte, no se puede descartar que algunos salmos anónimos sean de David. Concretamente, el Salmos 2: , formalmente anónimo en el actual texto heb., es atribuido de manera clara a David en el NT (Los Hechos 4:25 26). Más tarde, se irían añadiendo himnos al Salterio, y serían empleados por numerosas generaciones en los servicios, tanto públicos como privados. No hay nada implausible en este desarrollo. Sin embargo, el Salterio mantuvo su titulo primitivo: Las oraciones de David, hijo de Isaí (Salmos 72:20 ), aunque contuviera incluso poemas compuestos después de la destrucción de Jerusalén por los babilonios. Cuando la colección de David se unió a las otras colecciones, cada uno de los salmos recibió una anotación que indicara su origen. Hubo escritos de profetas, sacerdotes y poetas anteriores al exilio que sobrevivieron a la catástrofe nacional; no es sorprendente que una importante serie de himnos también fuera preservada, y que fuera incorporada a la nueva colección.
(B) La colección empleada por los hijos de Coré, familia de la que algunos miembros tenían el puesto oficial de cantores. Son once los salmos que llevan un encabezamiento indicando este origen: 42; 44 a 49; 84; 85; 87; 88.
(C) La colección de Asaf o de miembros de su familia, que eran músicos y cantores del Templo (véase ASAF). Doce salmos, 50 y 73 a 83, constituían esta colección. Además de estas tres colecciones, numerosos poemas, sencillos y breves, fueron también admitidos para el culto público. Pero las tres colecciones primitivas constituyen las dos terceras partes de todo el Salterio.
Posteriormente, después de unir estas tres colecciones, aparecieron grupos secundarios.
(A) Se reunió una serie de salmos elegidos de entre las tres colecciones primitivas. La idea esencial en estos himnos es Dios en la plenitud de Sus atributos, Salmos 42: a 83. Este grupo incluía: la colección de Asaf, posiblemente el conjunto de los doce salmos; siete salmos de los coreítas; unos veinte himnos adicionales del Salterio de David; un salmo sacado de los libros de Salomón. Esta colección, que tenía por objeto suplir las necesidades del culto, comprendía salmos que expresaban adoración y contemplación.
(B) Un grupo de quince salmos que provenían de diversas fuentes, especialmente poemas cortos y sencillos. Título: Cánticos graduales (Salmos 120: 134). Este grupo figura íntegramente en el Salterio definitivo.
(C) Elección de los salmos, extraídos especialmente de las tres colecciones primitivas por parte del músico principal. Este grupo contiene cincuenta y cinco salmos que figuran en el Salterio definitivo: 39 de la colección de David, 9 de la de los hijos de Coré, 5 de la de Asaf, y una o dos composiciones que no llevan nombre: 66 y 67 (a menos que este último sea de David, conforme lo indica la LXX). La LXX añade a estos 55 otro de la colección de David: el Salmos 30: . Incorporan también la Oración de Habacuc (Habacuc 3:1 19). En nuestro Salterio actual, todos los salmos que llevan indicaciones musicales son los que habían figurado en este grupo; insertado en el Salterio definitivo no se compone, sin embargo, sólo de salmos con anotaciones musicales. Esta última constatación confirma asimismo que se trata de una colección. Las anotaciones podrían referirse sólo al músico principal, lo que explicaría que se le mencione. Los salmos que formaban parte de la colección del músico principal quedan indicados como tales en el Salterio definitivo.
(h) Fecha de redacción de un salmo en base a las diversas pruebas internas.
(A) Estilo y sintaxis.
El empleo de estos criterios exige una gran prudencia, por las siguientes razones: la poca cantidad y brevedad de las obras literarias para permitir su comparación; el hecho de que el compositor se viera obligado a recurrir a vocablos de otros dialectos semíticos, por cuanto el paralelismo de la poesía heb. demanda el uso de sinónimos (cfr. Salmos 19:3 5); utilización de un vocabulario poético, caracterizado por términos y construcciones inhabituales; diferencias de vocabulario y de formas exhibidas por los diversos dialectos heb. de la nación israelita (cfr. Jueces 5: ; 1 Reyes 17: a 2 Reyes 8: ; Oseas, Jonás).
(B) Acontecimientos históricos y de otro tipo mencionados en los Salmos.
A menos que no se cite una fecha conocida de manera expresa (Salmos 137: ), estas alusiones no permiten muchas precisiones. Las circunstancias que evoca el salmo en el espíritu de un lector moderno (p. ej., el Salmos 46: hace pensar en la victoria sobre Senaquerib, cfr. Isaias 36: 37), pueden no ser en absoluto aquellas a las que se refiere el salmista. Efectivamente, la cuestión que se plantea es si los acontecimientos descritos lo son de tal manera que se excluye todo otro hecho análogo.
(C) El estadio religioso que revela el salmo.
Este argumento suscita hipótesis acerca de la espiritualidad del salmista y sobre el valor y profundidad de la experiencia religiosa de los fieles que vivieron al inicio del período monárquico. Las evidencias arqueológicas concuerdan plenamente con la expresión dada por los salmistas primitivos. (Véanse MONOTEÍSMO, etc.).
(D) El empleo de la primera persona del singular o del plural revela que el redactor representa con frecuencia a la comunidad, no expresando únicamente sus propios sentimientos. Israel es personificado de comienzo a fin de su historia. Ello se advierte, p. ej., en el Decálogo y en su prefacio. Los profetas se sirven constantemente de este proceder; su empleo en un salmo no permite la determinación de la fecha de redacción (cfr. la primera persona del sing.: Deuteronomio 7:17 ; 8:17; 9:4; Isaias 12:1 , 2; Jeremias 3:4 ; 10:19, 20; 31:18, 19; Oseas 8:2 ; 12:9; 13:10; Miqueas 2:4 ). El examen atento de numerosos casos lleva al siguiente resultado: no existe razón alguna que conduzca a rechazar la autenticidad de ninguno de los encabezamientos. En otras palabras: el contenido de los salmos se corresponde con lo indicado en el encabezamiento.
(i) Expresiones técnicas.
Neguinah y su forma pl. Neguinot: instrumentos de cuerdas.
Nehilot instrumentos de viento (Salmos 4: ; 5; 61).
Términos que probablemente tengan relación con la música:
Alamot (voz de): muchachas, o sopranos (Salmos 46: ; 1 Cronicas 15:20 ).
Guitit: prob. cántico de vendimias; quizás: arpa de Gat, o marcha de la guardia de Gat (Salmos 8: ; 81; 84).
Selah: intermedio musical, o paso de piano a fuerte (Salmos 3:3 ).
Seminit: instrumento de ocho cuerdas; otra trad.: octava de bajo (Salmos 6: ; 12; 1 Cronicas 15:21 ).
Términos que caracterizan el salmo:
Masquil: Poema didáctico o contemplativo (Salmos 32: y otros doce salmos).
Mictam: posiblemente sea un epigrama o himno (Salmos 16: ; 56 a 60).
Mizmor: poema lírico; término traducido como salmo (Salmos 3: y muchos otros salmos).
Sigaion: prob. poema lírico para alabanza de Dios (Salmos 7: ; Habacuc 3:1 ).
Expresiones que indudablemente indican melodías conocidas:
Ajelet-sahar: cierva de la aurora (Salmos 22: ).
Jonat-Elem-Rekhokim: la paloma silenciosa en paraje muy distante o, cambiando la pronunciación del segundo término: paloma de los lejanos terebintos (Salmos 56: ).
Mahalat: flauta; o con un modo triste (Salmos 53: ; 88).
Mut-labén: pos.: muerte del hijo (Salmos 9: ).
Shoshannim (Salmos 45: ).
Shoshannim Eduth y Shushan Eduth: lirios (Salmos 45: ; 60; 80).
Los cánticos graduales (Salmos 120: 134) fueron probablemente escritos para los peregrinos que subían a Jerusalén.
(j) Contenido espiritual
Este libro ha sido muy justamente llamado el corazón de la Biblia. Expresa sentimientos producidos por el Espíritu de Cristo, sea en oración, confesión o alabanza, en los corazones del pueblo de Dios, en los que se desarrollan los caminos de Dios, y vienen a ser conocidos, con sus consecuencias de bendición, por los fieles. Se trata de un libro de un carácter distintivamente profético. El período que cubre el lenguaje de los Salmos se extiende desde el rechazamiento del Mesías (Salmos 2: ; Los Hechos 4:25 28) hasta los Aleluyas consiguientes al establecimiento del Reino. Los escritores no relatan meramente lo que otros hicieron y sintieron, sino que expresan lo que sucedía en sus propias almas. Sin embargo, su lenguaje no expresa lo que ellos sentían, sino el lenguaje del Espíritu de Cristo que habló en ellos, como tomando parte en las aflicciones, el dolor y los gozos del pueblo de Dios en cada fase de su experiencia. Esto explica el hecho de que la figura de Cristo se halle a través de los Salmos: algunos se refieren a el de una manera exclusiva, como el Salmos 22: ; en otros (aunque el lenguaje sea el del remanente de Su pueblo), Cristo toma Su lugar con ellos, haciendo de los sufrimientos de ellos Sus propios sufrimientos, y de sus aflicciones Sus propias aflicciones (cfr. Isaias 63:9 ; véase RESTO [DE ISRAEL]). En ningún otro lugar de las Escrituras se revela la vida interna del Señor Jesús como en el libro de los Salmos. El libro de los Salmos puede ser llamado el manual del coro terreno. Abre con las palabras Bienaventurado el varón, y cierra con Aleluya (o: Alabad a Jehová). El hombre recibe bendición en la tierra, y Jehová es alabado desde la tierra.
En 1 Cronicas 16: y 2 Samuel 22: tenemos ejemplos de ocasiones que llevaron a la composición de salmos; en los encabezamientos se mencionan otros casos; sin embargo, por el Espíritu de Dios el redactor fue más allá de las circunstancias inmediatas, y fue conducido a proclamar cosas que serían cumplidas sólo por Cristo. Así, David puede decir: El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua (2 Samuel 23:1 , 2). Con respecto al orden en que se hallan los salmos, se ha intentado por parte de algunos autores disponerlos en un supuesto orden cronológico. Sin embargo, su ordenación sigue un criterio fijado con un propósito concreto (véase más adelante), y evidentemente la fijación de este orden, para el culto del Templo de Zorobabel, fue guiada por Dios y goza de la sanción profética, además de la del mismo Señor Jesucristo (véase CANON).
No se debe olvidar que los profetas del AT no llegaron a alcanzar qué indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos (1 Pedro 1:11 ). La experiencia propia de David no le hubiera llevado a poner por escrito el contenido del Salmos 22: . Pero, siendo profeta, es evidentemente el Espíritu de Cristo en él que le dio las palabras que serían pronunciadas por Cristo desde la cruz. Tenemos aquí un claro ejemplo de un salmo profético. Es indudable que el espíritu profético se hace presente en todos ellos.
Siendo que la principal característica de los Salmos es la profética, presentan por ello un aspecto enteramente diferente del que muchos le atribuyen como libro de experiencia cristiana. La piedad que se respira en los Salmos es siempre edificante, y la profunda confianza en Dios que en ellos se expresa bajo pruebas y dolores ha alentado el corazón de los santos de Dios en todo tiempo. Estas experiencias santas han de ser preservadas y abrigadas. Sin embargo, un hecho que ha provocado no pocas perplejidades y problemas para muchos es la presencia de los salmos o pasajes imprecatorios, en los que se pide a Dios la destrucción de los propios enemigos. La presencia de frases como dichoso el que tomare y estrellare tus niños contra la peña (Salmos 137:9 ), imprecación dirigida contra Babilonia, la destructora de Jerusalén, no concuerda con el carácter del cristianismo. El cristiano es embajador de Dios en gracia. La solución no reside tampoco en espiritualizar este tipo de expresiones, porque queda en pie que el espíritu en que fueron proclamadas era el de venganza. Sin embargo, estas imprecaciones sí son inteligibles con respecto al futuro, cuando el Día de la Gracia habrá llegado a su fin, y cuando el Señor, en medio de juicios, frente a una apostasía universal y ante una oposición total, obrará mediante la destrucción de Sus enemigos la liberación de Su pueblo terrenal (véanse ESCATOLOGÍA, ISRAEL [EL PUEBLO DE], MILENIO, TRIBULACIeN [LA GRAN]).
A no ser que se reconozca la diferencia de carácter entre los Salmos, con su perspectiva de retribución, y el cristianismo, que se enmarca en la presente era de gracia y que debe reflejar este mismo carácter de gracia, no se podrá apreciar la luz plena de la redención y del puesto del cristiano en Cristo; el lector de los Salmos puede, en tal caso, ser presa de un espíritu legalista. Con ello, el progreso del cristiano en el camino y actitud de la gracia puede quedar frenado, y se puede dejar de comprender el verdadero mensaje de los Salmos, con los sentimientos de Cristo en su verdadera aplicación. Cuando se tienen en cuenta la actitud de los judíos contra el Señor, y su tenaz oposición al Mesías de ellos, que persiste hasta el día de hoy, los Salmos dan una relación de los sentimientos de ellos cuando, bajo tribulación, sus ojos serán abiertos para ver que fue ciertamente su propio Mesías a quien ellos crucificaron (cfr. Zacarias 12:10 ; 13:5-6; Daniel 9:26 ). Grande será también la persecución que sufrirán desde fuera, pero Dios preservará un remanente y lo introducirá a la bendición. Cristo entra en todas sus angustias, y sufre en simpatía con ellos. Todas estas cosas, y las experiencias por las que pasarán, son expuestas en los Salmos. Pero estas experiencias no son, propiamente hablando, del mismo carácter que las de los cristianos, aunque los cristianos sí pueden sacar grandes enseñanzas y aplicaciones prácticas de los Salmos (cfr. Romanos 15:4 ).
Los Salmos constituyen parte integral de las Sagradas Escrituras, y se tiene que dilucidar su verdadero puesto y pertinencia antes de que puedan ser interpretados de una manera correcta. Los escritores no eran cristianos, y no podían expresar la experiencia cristiana, centrada en la gracia, no en la Ley (véanse GRACIA, LEY). Sin embargo, su confianza en Dios y el espíritu de alabanza allí expresado pueden frecuentemente ser los de un cristiano, e incluso avergonzar a muchos cristianos. Cristo se halla por todas partes, ya en aquello por lo que el pasó personalmente, ya en Sus simpatías hacia Su pueblo Israel, que tendrá su culminación en el acto por el cual el los introducirá a una bendición plena en la tierra, en aquel día en que será abiertamente reconocido como Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.
(k) Distribución.
Ya se ha visto anteriormente que el libro de los Salmos está distribuido en cinco libros. Cada uno de ellos tiene sus propias características proféticas. Cuanto mejor se adviertan, tanto mejor se verá cómo el orden en que se hallan ha sido dirigido divinamente.
(A) Primer libro.
El Primer Libro finaliza con el Salmos 41: ; trata del estado del remanente judío del futuro (Judá) antes de que sea expulsado de Jerusalén (cfr. Mateo 24:16 ). Cristo se halla muy identificado con ello. El libro preanuncia mucha de la historia personal del Señor en Su andar en la tierra, aunque su aplicación sea futura. La luz de la resurrección resplandece en este libro para los fieles, habiendo pasado Cristo a través de la muerte a una plenitud de gozo a la diestra de Dios (Salmos 16: ; cfr. Apocalipsis 6:11 ).
En el Salmos 2: (el 1 y el 2 pueden ser considerados como introductorios a la totalidad del libro) tenemos a Cristo rechazado por judíos y gentiles, pero establecido como Rey en Sion, y declarado Hijo de Dios, teniendo la tierra como Su posesión, y juzgando a Sus enemigos, las naciones. En un sentido más amplio, los Salmos 1: a 8 exponen Su exaltación como Hijo del hombre, finalizando con ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra! (Salmos 8:9 ). El Salmos 16: expone la excelencia personal de Cristo y Su asociación con los santos que están en la tierra, y... los íntegros (Salmos 16:3 ).
Hay lugares en que lo apropiado de la secuencia de los salmos, que ya se ha mencionado, es muy evidente, como p. ej., los Salmos 22: , 23, 24. En el Salmos 22: representa los sufrimientos de Cristo en la consecución de la redención. En el Salmos 23: , como consecuencia de la redención efectuada, el Señor asume Su papel de Pastor, y toma cuidado de las ovejas. En el Salmos 24: se celebra la entrada del Rey de la gloria a través de las puertas eternas. En el Salmos 40: viene de Dios Uno que es divinamente perfecto, la verdadera arca del pacto, que podía llevar a cabo la voluntad de Dios en todo punto, y al mismo tiempo capaz (mediante la ofrenda de Sí mismo), de quitar todo el sistema sacrificial, en el que Dios no había hallado verdadera complacencia (cfr. esp. Salmos 40:6 8).
(B) Segundo libro.
El Segundo Libro abarca del Salmos 42: hasta el final del 72. El remanente es aquí contemplado fuera de Jerusalén, y la ciudad entregada en maldad. En el Primer Libro se usa el nombre Yahweh (o Jehová) constantemente, pero en éste Dios es invocado como tal: los fieles se apoyan más enteramente en lo que Dios es en Su propia naturaleza y carácter, cuando ya no pueden dirigirse al lugar en el que Jehová ha puesto Su nombre: el Anticristo prevalece allí.
En el Salmos 45: se introduce al Mesías, y el remanente celebra alegremente lo que Dios es para Su pueblo. Aunque la resurrección sólo pueda ser vista oscuramente por los fieles a través de las circunstancias de este libro, se halla ante ellos la restauración de Sion (Salmos 45: 48 y 69:35). Dios resplandece desde Sion (Salmos 50:2 ). Los Salmos 69: , 70 y 71 exponen la humillación del remanente, y de Cristo con ellos: algunos de los pasajes señalan directamente a Cristo, como en la referencia a la hiel y al vinagre (Salmos 69:21 ). Al final de este libro, el salmista proclama, en la doxología: Toda la tierra sea llena de su gloria. Amén y Amén. A ello se añade: Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Isaí.
El Salmos 68: muestra que el poder y la magnificencia de Dios sobre Israel estaban de antiguo en los cielos. Los cielos son el asiento de bendición (Salmos 68:9 , 18) y de gobierno (Salmos 68:4 , 32-35). Así, Cristo es presentado ascendido en las alturas.
(C) Tercer libro.
El Tercer Libro contiene los Salmos 73: a 89. La perspectiva llega hasta la restauración de Israel como nación, y están a la vista sus intereses generales. El santuario es un tema destacado. El pensamiento no queda tan limitado, como en los libros anteriores, al remanente judío, aunque se mencionan los fieles. En este libro sólo aparece un salmo con la autoría de David. La mayor parte son para, o de Asaf y los hijos de Coré: levitas. En el Salmos 88: se oye el amargo clamor de un alma que sufre la ira de Dios debido a la Ley quebrantada; en el Salmos 89: se da alabanza por el inmutable pacto de Jehová con David, extendida al Santo de Israel, Rey de ellos. Celebra las misericordias fieles a David, aunque la casa de David hubiera fracasado totalmente y estaba caída.
(D) Cuarto libro.
El Cuarto Libro abarca desde el Salmos 90: hasta el 106. Comienza con un salmo de Moisés. En esta sección se contempla la eternidad de Elohim, el Adonai de Israel, como habiendo constituido siempre el refugio de ellos, como se afirma en el v. 1. Es una respuesta al final del Salmos 89: ; cfr. también Salmos 102:23 28 con 89:44, 45. En el Salmos 91: el Mesías toma Su lugar con Israel; y en Salmos 94: 100 es Jehová quien viene a este mundo para establecer Su reino en gloria y orden divino. Es la introducción del Primogénito en la tierra, anunciada por el clamor del remanente.
(E) Quinto libro.
El Quinto Libro incluye Salmos 107: hasta el final del 150. Este libro da los resultados generales del gobierno de Dios. Se alude a la restauración de Israel en medio de peligros y dificultades; la exaltación del Mesías a la diestra de Dios hasta que Sus enemigos sean puestos por estrado de Sus pies; los caminos de Dios con Israel; toda la condición de la nación, y los principios sobre los cuales están en relación con Dios, estando Su ley escrita en Sus corazones; el libro finaliza con alabanza plena y continua después de la destrucción de sus enemigos, en lo que toman parte juntamente con Dios.
Bibliografía:
Darby, J. N.: Psalms, en Synopsis of the Books of the Bible (Bibles and Publications, Montreal, reimpr. 1970);
Darby, J. N.:The Psalms en Notes and Comments on Scripture vol. 3 (Kingston Bible Trust Lancing Sussex reimpr. s/f)
Darby, J. N.:Practical Reflections on the Psalms en The Collected Writings of J. N. Darby (Kingston Bible Trust, reimpr. 1963)
Keil, C. F. y Delitzsch, F.; Commentary on the Old Testament, vol. The Psalms (Wm. Eerdmans, Grand Rapids, reimpr. 1981).
Wigram, G. V.: A Study of the Psalms (Bible Truth Publishers, Oak Park, Illinois, reimpr. s/f);
Young, E. J.: Una introducción al Antiguo Testamento (T.E.L.L., Grand Rapids, 1977).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008