Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Sal

Sal

 
SAL
En las costas del mar Muerto se conseguía una sal de una calidad mediocre, después de la evaporación del agua salada. También se conseguía sal de la que se adhería a los acantilados. Los moradores de Canaán y de las regiones circundantes se servían de la sal para sazonar sus alimentos y para conservarlos (Job 6:6 ; Eclo. 39:26). La Ley ordenaba poner sal en todas las ofrendas (Levitico 2:13 ; Ezequiel 43:24 ; Ant. 3:9, 1). Las tierras impregnadas de sal quedan estériles (Job 39:9 ). Las ciudades condenadas a la total destrucción eran sembradas con sal. Abimelec devastó Siquem y la cubrió de sal (Jueces 9:45 ). Durante el cataclismo que destruyó las ciudades de la llanura del Arabá, la mujer de Lot se demoró en la región maldita y fue transformada en una columna de sal (Genesis 19:26 ; Ant. 1:11, 4). La impura sal de Siria, expuesta a la lluvia, al sol, o depositada en casas húmedas, perdía su sabor. No valiendo para nada, era tirada (cfr. Mateo 5:13 ; Lucas 14:35 ).
La sal, que da sabor agradable a los alimentos, es el símbolo de los hijos de Dios, cuya vida y testimonio deben ser llenos de sabor y atractivo. Todas las ofrendas de Levítico, imágenes de la ofrenda de Cristo, debían ser presentadas con sal, que era seņal del pacto con Dios (Levitico 2:13 ; cfr. Ezequiel 43:24 ). El perfume sagrado que era quemado sobre el altar de oro debía ser salado (Exodo 30:35 ). El Seņor Jesús dijo a los creyentes que ellos, a su vez, eran la sal de la tierra (Mateo 5:13 ); deben tener sal en sí mismos (Marcos 9:51 ); su palabra debe estar siempre sazonada con sal (Colosenses 4:6 ). En efecto, no hay nada más llano, insípido, incluso mortífero, que los cristianos sin influencia, las vidas sin relieve, las palabras vacías de sentido: son cosas totalmente inútiles. Se han hecho otras aplicaciones a este símbolo: así como la sal detiene la corrupción, los creyentes son un freno a la corrupción del mundo; si la sal provoca la sed, los cristianos auténticos deberían provocar sed de Dios en los que tienen a su alrededor.

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008