Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Rey

Rey

 
REY
Soberano investido de la autoridad suprema, generalmente de por vida y por derecho de sucesión. El fervor religioso caracterizaba a los reyes de Babilonia y de Asiria. La institución del rey-pontífice se remonta a la época de Sumer. La obediencia a los dioses, la práctica de la virtud, la defensa de la justicia, el castigo de los culpables, eran deberes que incumbían a los reyes. En Sumer el rey era divinizado. La Biblia cita a:
Nimrod como rey de varias ciudades de Babilonia (Genesis 10:9 10).
Quedorlaomer, rey de Elam, era jefe de una liga de reyes (Genesis 14:1 , 5).
Nabucodonosor, de Babilonia, y
Artajerjes, de Persia, se daban a sí mismos el titulo de rey de reyes (Esdras 7:12 ; Daniel 2:37 ; cfr. 2 Reyes 24:17 ).
En la época de Abraham, los monarcas cananeos eran frecuentemente reyes sólo sobre una ciudad (Genesis 14:2 , 18; 20:2); al principio de la era sumeria había asimismo estados-ciudades. Algunos siglos más tarde, Josué enumera a más de treinta y un monarcas cananeos vencidos (Josue 12:7 24). La incredulidad y el deseo de imitar a sus vecinos empujó a los israelitas a pedir un rey. (Véase TEOCRACIA.) Moisés lo había previsto (Deuteronomio 17:14 20). La institución de la monarquía no implicaba por sí misma la abolición de la teocracia. La monarquía, en apariencia absoluta, tenía que estar sometida a Jehová, que tan sólo le había delegado Su poder. Por haber querido sustraerse a la autoridad del Seņor, Saúl fue reemplazado por otro, y sus descendientes perdieron el derecho al trono. Los reyes sucesores de David sufrieron la misma suerte: cuando abandonaron al Seņor, perdieron la corona (1 Reyes 11:31 36). Para la lista de los reyes de Judá e Israel, véase el cuadro adjunto.
La designación del soberano era hecha por un profeta o por un personaje investido de autoridad (1 Samuel : . 9:16; 16:1, 13; 2 Reyes 23:33 , 34; 24:17); por el pueblo (1 Samuel : . 18:8; 2 Samuel 5:1 3; 1 Reyes 12:20 ; 2 Reyes 23:30 ). Ciertas personas usurpaban la realeza (1 Reyes 15:27 , 28; 2 Reyes 11:1 3 ss., etc.); la mayor parte obtenían la corona por derecho de sucesión (2 Reyes 11:36 ). La entronización implicaba, para los israelitas, la coronación, la unción con aceite, la proclamación (2 Reyes 11:12 ; cfr. 1 Samuel : . 10:24; 2 Samuel 2:4 ; 5:3; 1 Reyes 1:34 ; 2 Reyes 23:30 ), sacrificio y, en ocasiones, un solemne cortejo (1 Samuel : . 16:2, 5; 1 Reyes 1:25 , 43-46). El rey cumplía también con frecuencia con el cometido de general en jefe (Genesis 14:5 ; Numeros 21:23 ; 1 Samuel : . 8:20; 14:20), concluía tratados (Genesis 21:22 32; 1 Reyes 15:19 ), promulgaba las leyes y las hacía cumplir (Ester 3:12 , 13; 8:7-12; Daniel 3:1 6, 29; 6:6-9), impartía justicia (2 Samuel 15:2 ; Isaias 33:22 ), tenía derecho de vida y muerte (2 Samuel 14:1 11; 1 Reyes 1:51 , 52; 2:24-34; Ester 4:11 ; 7:9, 10). El temor de Dios y del hombre podían regular esta autoridad, que en ocasiones tenía que tener en cuenta la voluntad popular (1 Samuel : . 14:45; 15:24), por cuanto era peligroso oprimir al pueblo (1 Reyes 12:4 ). Los sacerdotes y los profetas, independientes de la esfera religiosa, no dudaban en reprender a los reyes (1 Samuel : . 13:10-44; 15:10-31; 2 Samuel 12:1 15; 1 Reyes 18:17 , 18; 21:17-22; 2 Cronicas 26:16 21). El ejercicio del poder supremo exigía unas cualidades física, mentales y morales de orden superior. La presencia de Saúl atrajo al pueblo (1 Samuel : . 10:23, 24 cfr. 16:7). Era necesario que el rey estuviera dotado de discernimiento y de un juicio certero. Salomón cumplió estas condiciones en tal alto grado que obtuvo desde el principio el favor de sus súbditos (1 Reyes 3:28 ). Igual de necesarias que la perspicacia eran la fuerza de carácter y la imparcialidad. El rey contaba, para su protección y asistencia, con una guardia, cuyo capitán ejecutaba sus órdenes (2 Samuel 15:18 ; 20:23; cfr. 1 Reyes 1:43 , 44; 2:25, 29). (Véase GUARDIA) Ciertos soberanos se rodeaban de un lujo inaudito (1 Reyes 10: ).
Las Escrituras presentan a Dios como Rey que usa de Su infinito poder para el bien de Sus súbditos (Salmos 5:3 ; 10:16). Recibe el nombre de Rey de reyes (1 Timoteo 6:15 ). Cristo, que se declara cabeza de un reino no de este mundo (Juan 18:33 37), lleva asimismo el título de Rey de reyes (Apocalipsis 19:16 ). (Véanse MUNDO, REINO DE DIOS.)

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008