Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Publicanos

Publicanos

 
PUBLICANOS
En el sistema recaudador romano eran los subalternos que, bajo la dirección de un funcionario romano, se encargaban de cobrar los impuestos y los derechos de paso de las mercancías que se transportaban de un territorio a otro. El funcionario romano tenía que pagarse a sí mismo, por lo que exigían a los contribuyentes sumas superiores a las que en realidad tenían que ir al tesoro público. El estado autorizaba esta práctica, y ninguna ley protegía a los contribuyentes contra las exacciones. Con excepción de algunos muy contados hombres honrados, los publicanos cobraban sumas abusivas a su vez (cfr. Lucas 3:12 , 13; 19:8).
En las provincias, todas las clases sociales los detestaban, con la posible excepción de los gobernadores romanos, que con frecuencia se entendían con ellos para sacar dinero a los contribuyentes. El encargado de un territorio reducido era, en ocasiones, originario de aquel mismo territorio. El judío Zaqueo era el perceptor jefe en Jericó (Lucas 19:1 , 2). Mateo (Leví), asimismo judío, era sin duda el subalterno directo del funcionario romano, designado por éste para cobrar los impuestos en Capernaum (Mateo 9:9 ; Marcos 2:14 ; Lucas 5:27 ).
Los judíos no podían admitir que uno de los suyos actuara como agente de los romanos cobrando impuestos para un gobierno gentil. Condenaban asimismo a cualquier judío que se hiciera cobrador general por cuenta de una ciudad particular. El publicano judío quedaba excluido de la sociedad de sus compatriotas; sus amigos corrían la misma suerte. Jesús fue acusado de comer con publicanos y pecadores (Mateo 9:10 13; 11:19). El Seņor hizo a uno de ellos el honor de llamarlo al apostolado (Mateo 9:9 ; 10:3). Jesús reconoció, no obstante, la falta de valor moral del publicano como tal (Mateo 5:46 , 47; 18:17). Sin embargo, los invitó a entrar en el Reino de Dios. La bondad del Seņor tocó a muchos de ellos, y los hubo que se hicieron bautizar (Mateo 21:31 , 32; Lucas 3:12 ; 7:29; 15:1; 18:13, 14).
La parábola del fariseo y del publicano muestra el arrepentimiento y salvación de este último (Lucas 9:14 ).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008