Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Muerte

Muerte

 
MUERTE
En el sentido corriente: cesación de la vida. No entraba en la voluntad de Dios, que ha creado al hombre a su imagen, y que lo ha hecho alma viviente. En el paraíso, el árbol de la vida le hubiera permitido vivir eternamente (Genesis 1:27 ; 2:7; 3:22).
La muerte ha sido el salario de la desobediencia a la orden divina (Genesis 2:17 ; Romanos 5:12 ; 6:23).
La muerte es física, por cuanto nuestro cuerpo retorna al polvo (Genesis 3:19 ); también es, y sobre todo, espiritual. Desde su caída, Adán y Eva fueron echados de la presencia de Dios y privados de Su comunión (Genesis 3:22 24). Desde entonces, los pecadores se hallan muertos en... delitos y pecados (Efesios 2:1 ).
El hijo pródigo, alejado del hogar paterno, está espiritualmente muerto (Lucas 15:24 ). esta es la razón de que el pecador tiene necesidad de la regeneración del alma y de la resurrección del cuerpo. Jesús insiste en la necesidad que tiene todo hombre de nacer otra vez (Juan 3:3 8); explica el que el paso de la muerte espiritual a la vida eterna se opera por acción del Espíritu Santo y se recibe por la fe (Juan 5:24 ; 6:63). Esta resurrección de nuestro ser interior es producida por el milagro del bautismo del Espíritu (Colosenses 2:12 13). El que consiente en perder su vida y resucitar con Cristo es plenamente vivo con el (Romanos 6:4 , 8, 13).
(a) Tras la muerte física:
(A) Para el impío es cosa horrenda caer en manos del Dios vivo (Hebreos 10:31 ) y comparecer ante el juicio (Hebreos 9:27 ) sin preparación alguna (Lucas 12:16 21). El pecador puede parecer impune durante mucho tiempo (Salmos 73:3 20), pero su suerte final muestra que el Señor se reirá de él porque ve que viene su día (Salmos 37:13 ). El que no haya aceptado el perdón de Dios morirá en sus pecados (cfr. Juan 8:24 ). Jesús enseña, en la historia del rico malvado que, desde el mismo instante de la muerte, el impío se halla en un lugar de tormentos, en plena posesión de su consciencia y de su memoria, separado por un infranqueable abismo del lugar de la ventura eterna, imposibilitado de toda ayuda, y tenido por totalmente responsable por las advertencias de las Escrituras y/o de la Revelación natural y del testimonio de su propia conciencia (Lucas 16:19 31; Romanos 1:18 21 ss). (Véase SEOL, HADES.)
(B) Para el creyente no existe la muerte espiritual (la separación de Dios). Ha recibido la vida eterna, habiendo pasado, por la fe, de la muerte a la vida (Juan 5:24 ). Jesús afirmó: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá eternamente (Juan 11:25 26; cfr. Juan 8:51 ; 10:28). Desde el mismo instante de su muerte, el mendigo Lázaro fue llevado por ángeles al seno de Abraham (Lucas 16:22 , 25). Pablo podría decir: Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Para él partir para estar con Cristo es mucho mejor (Filipenses 1:21 23). Es por esta razón que más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor (2 Corintios 5:2 9). No se puede imaginar una victoria más completa sobre la muerte, en espera de la gloriosa resurrección del cuerpo (véase RESURRECCIeN). Así, el Espíritu puede afirmar solemnemente: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor (Apocalipsis 14:13 ).
(b) La muerte segunda.
En contraste con la gozosa certeza del creyente, recapitulada anteriormente, se halla una expectación de juicio, y de hervor de fuego, que ha de devorar a los adversarios. La acción de la conciencia natural infunde miedo y angustiosa incertidumbre en el inconverso. Shakespeare lo expresó magistralmente en su soliloquio de Hamlet, en el que éste considera la posibilidad del suicidio; Morir: dormir; no más; y con el sueño, decir que damos fin a los agobios e infortunios, a los miles de contrariedades naturales a las que es heredera la carne, éste es un fin a desear con ansia. Morir: dormir; dormir: quizá soñar; ¡Ah, ahí está el punto dificultoso!; porque en este sueño de la muerte ¿qué sueños pueden venir cuando nos hayamos despojado de esta mortal vestidura? Ello debe refrenarnos: ahí está el respeto que hace sobrellevar la calamidad de una tal vida, pues ¿quién soportaría los azotes y escarnios del tiempo, los males del opresor, la altanería de los soberbios, el dolor por el amor menospreciado, la lentitud de la justicia, la insolencia de los potentados, y el desdén que provoca el paciente mérito de los humildes, cuando él mismo puede, con desnuda daga, el descanso alcanzar? ¿Quién llevaría pesados fardos, gimiendo y sudando bajo una fatigosa vida, sino por el hecho del temor de algo tras la muerte, el país inexplorado de cuyos muelles ningún viajero retorna, y que nos hace preferir aquellos males que ahora tenemos, que volar a otros de los que nada sabemos? Así, la conciencia a todos nos vuelve cobardes, y así el inicio de una resolución queda detenido por el pálido manto de la reflexión (Acto III, Escena 1).
Así, la horrenda expectación de juicio, y el hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios (Hebreos 10:27 ) se refiere a la muerte segunda, aquella que espera a los no arrepentidos tras el juicio final. Esta segunda muerte es en las Escrituras un sinónimo de infierno. Dos veces se declara en Apocalipsis que el lago de fuego es la muerte segunda (Apocalipsis 20:14 ; 21:8). En este lago de fuego los impenitentes, vueltos a levantar a la vida en sus cuerpos, pero sin admisión a la gloria, serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos (Apocalipsis 14:10 11; 20:10). Es por ello que se trata de sufrir daño de la segunda muerte (Apocalipsis 2:11 ). Queda en pie el hecho de la gracia del Señor, que no desea la muerte del pecador, sino su salvación. Así, la Escritura insiste en numerosas ocasiones: No quiero la muerte del que muere... convertíos, pues, y viviréis (Exodo 18:23 , 31-32). (Véanse CASTIGO ETERNO, SEOL.)
Bibliografía:
Anderson, Sir R.: Human Destiny (Pickering and Inglis, Londres, 1913);
Hamilton, G. y Fernández, D.: ¿Dónde están los muertos? (Pub. Portavoz Evangélico, Barcelona, 1977);
Lacueva, F.; Escatología II (Clíe, Terrassa, 1983);
Pentecost, J. D.: Eventos del Porvenir (Ed. Libertador, Maracaibo, 1977);
Pollock, A. J.: El hades y el castigo eterno (Edit. Las Buenas Nuevas, Los Ángeles, 1961);
Winter, D.: El más allá (Logoi, Miami, 1972).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008