Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Lluvia

Lluvia

 
LLUVIA
Palestina difería de Egipto en que su vegetación dependía de la lluvia, y no de la irrigación regular. El clima de Siria y de Palestina se caracteriza por una división del aņo en estación lluviosa y seca. Hacia el final de octubre empieza a darse a intervalos una lluvia frecuentemente tormentosa, durante uno o varios días seguidos. La Biblia llama a esto lluvia temprana (Jeremias 5:24 ). Su nombre heb. es yemicro;reh (la torrencial); inaugura el aņo agrícola al esponjar el suelo endurecido y resquebrajado por la sequía del verano, y podía comenzar el labrado de la tierra, seguido de la sementera.
Hasta el final de noviembre, la media pluvial no es demasiado elevada, pero aumenta desde diciembre a febrero. Las lluvias tardías (heb. malgemicro;sh) son los fuertes chubascos de marzo a mediados de abril. Son particularmente apreciados, por cuanto caen antes de la siega y de la larga sequía de los meses de verano. La frecuente mención de las lluvias tempranas y tardías no debería dar la impresión de que sólo las hay hacia el equinoccio de otoņo y de primavera. El invierno mismo entra de lleno en la estación lluviosa, como lo dice el poeta hebreo: Porque he aquí ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue (Cantares 2:11 ). En Palestina caen alrededor de 700 mm. de agua anuales, en tanto que en la misma Francia la media es de 600 a 650 mm. En mayo empezaba la sequía que persistía hasta octubre; no sólo no llovía durante estos meses, sino que apenas si se veía una nube en el cielo, y una tormenta en esta época era considerada un prodigio (cfr. 1 Samuel : . 12:16-18).
El labrador debía esperar con paciencia que Dios enviara la lluvia a su debido tiempo (Stg. 5:7). La lluvia es una gran bendición de Dios (Salmos 65:10 13; 68:10; Levitico 26:4 ; Deuteronomio 28:12 ). En ocasiones es esperada con verdadera ansiedad, ya que su ausencia puede marcar un verdadero castigo (Amos 4:7 ; Deuteronomio 28:24 ; 1 Reyes 8:35 ; 17:1; Isaias 5:6 ; Apocalipsis 11:6 ).
Al prometer la restauración de Israel en la tierra de Canaán, el Seņor promete que volverá a enviar las lluvias tempranas y las tardías como en el pasado (Joel 2:23 ; cfr. Deuteronomio 11:14 ; Ezequiel 34:26 ).
Con respecto al cataclismo del Diluvio y la lluvia que duró cuarenta días y cuarenta noches, se debe seņalar que aquella magna inundación universal se debió a una suma de causas, en las que se incluyen la lluvia citada (geshem) y la rotura de las fuentes del gran abismo. (Véase DILUVIO.)

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008