Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Extranjero

Extranjero

 
EXTRANJERO
Toda persona que, no siendo israelita, perteneciera a las naciones (gentil, que proviene del latín gentilis, de gens, nación), estando sometida a otras autoridades y a otra religión que la de Israel.
Reciben de una manera el nombre de extranjeros, p. ej., las siguientes naciones:
los madianitas y los egipcios (Exodo 2:22 ),
los jebuseos (Jueces 19:12 ),
los filisteos (2 Samuel 15:19 ),
los moabitas, amonitas, sidonios, heteos (1 Reyes 11:1 ).
No quedaban contados entre los extranjeros:
(a) los esclavos comprados por dinero, ni los prisioneros de guerra; éstos estaban en poder de sus dueños, y sometidos a las leyes israelitas (Genesis 17:12 ; Exodo 21:20 21);
(b) los prosélitos, esto es, los extranjeros que hubieran adoptado la religión de los israelitas (Genesis 34:14 17; Isaias 56:6 8; Los Hechos 2:10 ).
La Ley de Moisés y el AT distinguen entre los extranjeros establecidos en medio de los israelitas, pero sin ser de su raza, y los visitantes temporales, no israelitas (Exodo 20:10 ; Levitico 16:29 ; 17:8; 2 Samuel 1:13 ; Ezequiel 14:7 ).
El extranjero, considerado casi como ciudadano, tenía sus derechos y deberes bien definidos. Dios ordenó a los israelitas que el extranjero fuera tratado con benevolencia (Levitico 19:33 , 34; Deuteronomio 10:18 , 19). La Ley salvaguardaba sus intereses (Exodo 22:21 ; 23:9; Deuteronomio 24:19 , 20).
Las prohibiciones impuestas a los israelitas afectaban también al extranjero (Exodo 12:19 ; 20:10; Levitico 16:29 ; 17:10; 18:26; 20:2; 24:16).
Con respecto a Levitico 17:15 , esta ordenanza fue posteriormente modificada por Deuteronomio 14:21 . El extranjero no estaba obligado a la totalidad de los deberes religiosos que concernían a los israelitas. Si se trataba de un hombre libre, podía abstenerse de la circuncisión y de la Pascua (Exodo 12:43 46).
La ley exhortaba a Israel a invitar al extranjero a las comidas solemnes de los sacrificios (Deuteronomio 16:11 , 14). Tenía derecho a ofrecer sacrificios a Jehová; si caía en un pecado involuntario, se beneficiaba del perdón concedido al individuo o a la colectividad; las ciudades de refugio le protegían contra el vengador de la sangre (Lucas 17:8 ; Numeros 15:14 , 26, 29; 35:15). Cuando quedaba contaminado, tenía que someterse a los ritos de la purificación (Levitico 17:15 ; Numeros 19:10 ). Si el extranjero y los varones de su casa estaban circuncidados, podían participar de la Pascua (Exodo 12:48 , 49). Pero el año del Jubileo no traía la libertad al extranjero que había caído en la esclavitud. Podía ser vendido y llegar a ser, por herencia, propiedad de los hijos de su dueño (Levitico 25:45 , 46).
El extranjero no asimilado se encontraba con algunas prescripciones negativas, porque Israel debía seguir siendo el pueblo santo, separado para Dios (Deuteronomio 14:2 ). Los matrimonios mixtos estaban prohibidos (Exodo 34:16 ; Deuteronomio 7:3 ; Josue 23:12 ). No se podía permitir que ningún extranjero subiera al trono (Deuteronomio 17:15 ), ni que entrara en el santuario (Ezequiel 44:9 ; Los Hechos 21:28 ; cp. Deuteronomio 23:3 , 7-8).
En una época posterior, los judíos de observancia estricta ni comían ni bebían con gentiles (Los Hechos 11:3 ; Gá. 2:12). Estos últimos, sin embargo, podían, en todo momento, acceder al judaísmo (Genesis 17:27 ; 34:14-17; Mateo 23:15 ).
Israel esperaba el día en que serían integrados al reino. (Véase PROSeLITO.)
Los amonitas y moabitas estaban sometidos a una cláusula especial: no podían venir a formar parte de la comunidad israelita ni siquiera si se circuncidaban (Deuteronomio 23:3 ). Pero el hijo de un israelita y de una moabita era admitido (cp. Isaí, Roboam). Cuando los israelitas se apoderaron de Canaán, les fue totalmente prohibido aliarse mediante matrimonio con sus habitantes idólatras (Deuteronomio 7:3 ). La mayor parte de los cananeos que sobrevivieron a la conquista se hicieron prosélitos. Bajo Salomón, el reino contaba con 153.600 extranjeros (2 Cronicas 2:17 ).
En el NT, el término extranjero no tiene el sentido preciso que exhibe en el AT; puede referirse a:
un desconocido (Juan 10:5 ),
un viajero (Lucas 17:16 , 18),
un visitante (Lucas 24:18 ),
un judío perteneciente a la Diáspora (Los Hechos 2:10 ; 1 Pedro 1:1 ).
Tanto los santos del AT como los del NT eran y son extranjeros sobre la tierra. David dijo: Forastero soy para ti, y advenedizo, como todos mis padres (Salmos 39:12 ). Confesaban que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra (Hebreos 11:13 ). Lo mismo es cierto de los santos en el día de hoy (1 Pedro 2:11 ). Su ciudadanía se halla en el cielo, y esta tierra ya no es su hogar ni su reposo (Filipenses 3:20 ).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008