Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Enfermedad - Sanidad

Enfermedad - Sanidad

 
ENFERMEDAD - SANIDAD
El origen primero de la enfermedad y de la muerte debe ser buscado, evidentemente, en el pecado y en la caída. El hombre, hecho a imagen de Dios por una creación perfecta, estaba destinado a una vida venturosa y eterna, y no a los sufrimientos físicos y morales a los que se halla sometido (Genesis 1:27 , 31; 2:7; 3:22). Por el pecado, la muerte hizo su aparición, con las enfermedades y dolencias que llevan a ella (Romanos 5:12 ). Está claro asimismo que la violación de las leyes físicas y morales conduce, con mucha frecuencia, a la enfermedad y al desequilibrio psíquico (p. ej., el alcoholismo y la licencia sexual, Proverbios 2:16 19; 23:29-32). En cambio, el respeto a los mandatos divinos tiene con gran frecuencia el efecto de mantener la salud (Proverbios 3:8 ; 4:20-22).
La enfermedad puede ser asimismo el castigo de un pecado concreto (Deuteronomio 28:58 61: 2 Samuel 24:15 ; 2 Reyes 5:27 ), o puede provenir de las faltas de los padres (Exodo 20:5 ),y puede también alcanzar a los cristianos que no se juzgan a sí mismos abandonando sus desobediencias (1 Corintios 11:30 32). Sin embargo, la Biblia destaca que no toda enfermedad es necesariamente el resultado de un pecado personal. Job era íntegro, recto, temeroso de Dios, apartado del mal, hasta el punto de que no había ninguno como él en toda la tierra. Con todo, Dios tuvo a bien mandarle una prueba, para su crecimiento espiritual (Job 1:8 ; 2:5-7). Ni el ciego de nacimiento ni sus padres habían provocado por sus pecados esta ceguera, que hizo manifestar la gloria de Dios (Juan 9:2 3). A Pablo le fue puesto un aguijón en la carne, no porque hubiera pecado, sino para guardarle del orgullo debido a las revelaciones inauditas del Seņor (2 Corintios 12:7 ).
La Biblia revela que, en ocasiones, Satanás puede ser el agente que provoca ciertas enfermedades (Job 2:6 7; Lucas 13:16 ; Los Hechos 10:38 ; en cuanto a las posesiones demoníacas, véanse DEMONIOS. ENDEMONIADO). Pero no puede ir más allá de lo que le permita el Seņor, siempre poderoso para socorrer a los que a el se allegan.
(a) La obra de Cristo.
Según Isaias 53:4 5, el Mesías llevó nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores, y por sus llagas fuimos nosotros curados. Un primer cumplimiento de esta profecía estuvo en el ministerio de sanidad del Seņor en Palestina (Mateo 8:16 17). Sus milagros de todo tipo fueron la seņal de su victoria sobre el mal y sobre la muerte, además de la prueba deslumbrante de su propia divinidad. Pero fue sobre la cruz que llevó nuestro pecado, con todas sus consecuencias físicas y morales; es allí que consiguió para nosotros la redención total del alma y cuerpo. Por ello, cuidémonos de no caer en confusiones acerca de estos extremos. Habiendo quedado expiado el pecado, Dios da a todos los que creen el perdón y el nuevo nacimiento espiritual. Pero la redención del cuerpo, su transformación gloriosa en resurrección para los muertos en Cristo, o en vida para los que vivan a su venida, es todavía futura (Romanos 8:23 ). Al esperar esto, gemimos dentro de nosotros mismos, ya que, aunque el [hombre] interior se renueva de día en día, éste nuestro hombre exterior se va desgastando. Nuestro cuerpo es un tabernáculo perecedero dentro del cual gemimos con angustia, ya que está para ser destruido (2 Corintios 4:16 ; 5:1-4). Así, no es correcto decir, como algunos lo afirman, que por la expiación de la cruz quedó de inmediato conseguida la sanidad de todas nuestras enfermedades desde hoy; que no se puede estar enfermo si se anda cerca de Dios; que el Seņor no tiene otra voluntad que la de sanar, y que es ofenderle el decirle: Seņor, sáname si Tú quieres. Por cuanto nuestro cuerpo envejece y que un día tendremos que abandonarlo, no nos sorprende ver en 2 Reyes 13:14 : Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió. Además de Job, las Escrituras nos muestran a otros creyentes que andaban muy cerca de Dios, y no obstante padeciendo enfermedades:
Pablo, que no fue liberado de su aguijón en la carne (2 Corintios 12:7 9);
Timoteo, que sufría constantemente del estómago (1 Timoteo 5:23 );
Trófimo, que fue dejado enfermo por Pablo en Mileto (2 Timoteo 4:20 ).
(b) La sanidad en la Iglesia primitiva.
Cristo, evidentemente, tenía el poder de sanar al enfermo que fuera, y los Evangelios informan de 26 casos de curaciones individuales, y da 10 ejemplos de curaciones colectivas; en 7 ocasiones, se da la precisión de que Jesús sanó a todos los enfermos (Mateo 8:16 ; 9:35; 12:15; 14:36; Lucas 4:40 ; 6:18-19; 9:11). A los apóstoles, les dio el poder de sanar toda enfermedad y toda dolencia, ordenándoles también resucitar a los muertos, y limpiar a los leprosos (Mateo 10:1 , 8). Los apóstoles, así, también llevaron a cabo milagros seņalados (cp. Los Hechos 5:15 ; 9:40; 19:11-12; 20:9-12), que eran indispensables para acreditar el Evangelio y la naciente Iglesia; por su ministerio, a semejanza del de Cristo, todos eran sanados (Los Hechos 5:16 ). Aquí podemos constatar que este don absoluto de sanidad manifestado en los Evangelios y en Hechos no tiene lugar en la actualidad. No hemos visto ni conocido a nadie en nuestro tiempo que dé sanidad a todos los enfermos que vayan a él (sin hablar de resurrecciones y de curaciones de leprosos). Seņalemos también que todas las curaciones bíblicas son instantáneas (incluyendo la de Marcos 8:22 25, que tuvo lugar en dos etapas bien definidas), en tanto que en la actualidad muchos de los enfermos se hacen imponer las manos durante mucho tiempo, o periódicamente, con la esperanza de una mejora de su caso. Mucho se habla de los milagros de Lourdes; sin embargo, las estadísticas indican que de 1939 a 1950 ha habido solamente 15 curaciones, o sea alrededor de 1 por aņo y por millón de peregrinos.
(c) La sanidad en la actualidad.
Ningún cristiano duda que Dios pueda sanar hoy como en el pasado. La cuestión es saber en base al NT si es su voluntad, y cómo. ¿Qué debe hacer el cristiano en caso de enfermedad? Santiago da una clara respuesta acerca de este tema (Stg. 5:14-16). El enfermo es llamado a que se examine a sí mismo para discernir el sentido de la prueba, y a confesar todo pecado que le muestre el Espíritu Santo (cp. 1 Corintios 11:30 31); tiene que llamar a los ancianos de la iglesia, ya que su sufrimiento es el sufrimiento de toda la comunidad (1 Corintios 12:26 ), y se dan promesas especiales a la intercesión en común (Tito 18:19 ; cp. Gá. 6:3). Los antiguos practicaban la unción con aceite, bien que esto no sea una ley, y que Dios pueda sanar sin ella. Es la oración de fe la que sanará al enfermo. ¿En qué consiste esta última? Nos parece, en base a 1 Juan 5:14 15, que se basa en la búsqueda y certidumbre de la voluntad precisa de Dios acerca del caso en cuestión. Está claro que antes de la resurrección los enfermos no serán siempre sanados, y que deberán pasar por la muerte, a no ser que vivan en la época del arrebatamiento. Por tanto, Dios nos ha prometido revelar su voluntad, y nosotros podemos buscar saberla con plena confianza (Romanos 12:2 ; Isaias 30:21 ). Esta voluntad se puede manifestar de tres maneras:
(A) Dios puede dar la certidumbre de la curación (cp. Juan 4:50 ; Mateo 8:13 ); la oración viene a ser de fe, que no duda de la voluntad divina (Marcos 1:40 41).
(B) El Seņor permite que la prueba persista, como sucedió con Pablo (2 Corintios 12:7 10); pero entonces da un auxilio sobrenatural para soportarla y para transformarla en una victoria espiritual.
(C) Dios hace comprender que ha llegado la hora de la partida (Genesis 48:1 , 21; Josue 23:2 , 14; 2 Reyes 13:14 ; 20:1). Es cierto que Ezequías consiguió un aplazamiento de 15 aņos, pero fue en el curso de este período que cayó en la soberbia y que engendró al impío Manasés (2 Cronicas 32:24 25; 2 Reyes 21:1 , 9; 24:3-4). Esta partida del enfermo creyente y sumiso es para él, en realidad, una ganancia y una liberación (Filipenses 1:20 23; 2 Corintios 5:6 8).
En una palabra, la voluntad de Dios no puede ser otra cosa que buena, agradable y perfecta. Dispongámonos, como creyentes, a discernirla y a aceptarla con la fe entera que permite el milagro necesario en cada uno de los tres casos tratados.
El don de sanidad figura entre los que el Seņor ha dado a la Iglesia (1 Corintios 12:9 , 28). Tiene que ser ejercido para la utilidad común, y en total sumisión al Espíritu y a las Escrituras. Se puede aplicar con la imposición de manos (Marcos 6:5 ; Los Hechos 28:8 ), lo cual no puede hacerse a la ligera (1 Timoteo 5:22 ).
Finalmente, no olvidemos las advertencias en la Biblia acerca de los milagros engaņosos que el enemigo puede perfectamente llevar a cabo (Mateo 24:24 ; 2 Tesalonicenses 2:9 ). Hay movimientos muy alejados del evangelio que pretenden producir curaciones: La Ciencia Cristiana, los ocultistas, hechiceros paganos, etc.; incluso falsos cristianos pueden llevarlos a cabo (Mateo 7:22 23); en la actualidad abundan las pretensiones falsas acerca de este campo. Sólo la obediencia a los principios escriturísticos nos puede preservar de caer en un engaņo. (Véase MILAGRO).
(d) Entre las principales enfermedades mencionadas en la Biblia figuran:
la fiebre (Deuteronomio 28:22 ; Mateo 8:14 ; Juan 4:52 );
la lepra y las enfermedades de la piel (Levitico 13:6 8, 30, 39);
la disentería (2 Cronicas 21:15 , 18, 19; Los Hechos 28:8 );
las úlceras (Exodo 9:9 ; Job 2:7 );
los hemorroides (Deuteronomio 28:27 ; 1 Samuel : . 5:6);
la oftalmía (Apocalipsis 3:18 ; cp. Tob. 2:10);
la ceguera (Deuteronomio 28:28 ; aparece más de 60 veces);
la parálisis (Mateo 8:6 ; 9:2; Los Hechos 9:33 );
la sordera (Marcos 7:32 );
la mudez (Mateo 15:30 31).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008