Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Dios (Nombres)

Dios (Nombres)

 
DIOS (Nombres)
Se rendía una veneración muy particular al nombre de Dios en Israel (Exodo 20:7 ; Deuteronomio 5:11 ). Ello se debe a que este nombre, objeto del mayor de los respetos por parte de todos los creyentes, era para los israelitas como la misma persona del Señor. En Exodo 23:20 , se dice del ángel que manifestaba Su presencia que el nombre de Jehová estaba en él, lo que significa que Dios estaba en él. En Deuteronomio 12:11 leemos que en el país de Canaán Dios se reservará un lugar donde morará Su nombre. En otros pasajes, el nombre de Dios viene a ser sinónimo de Su presencia, p. ej., Salmos 20:2 : Jehová te oiga en el día de la angustia; el nombre del Dios de Jacob te defienda.
Así se explica el hecho de que entre los principales pecados condenados en el Decálogo figure aquel que consiste en tomar el nombre de Dios en vano. Esta veneración del nombre inefable de Dios (Jehová) llega entre los judíos hasta extremos rayanos en la superstición. Se llegó a ni osar pronunciar este nombre, y a prohibir su utilización, e incluso a castigar con la muerte a los mismos rabinos que, por error, lo llegaban a pronunciar públicamente. Se excluyó la lectura del nombre, ya que no el nombre mismo, del texto sagrado. Sobre las cuatro consonantes del nombre, o tetragramatón, se colocaron vocales (las del vocablo Adonai, Señor), de manera que en todas las ocasiones que al leer la Torá se hallaba el nombre de Jehová, se pronunciaba Adonai.
En el NT se halla el nombre empleado en el sentido particular que se ha estado señalando. Es evidente que creer en el nombre de Jesús (1 Juan 5:13 ) es creer en Jesús mismo. El pedir a Dios que Su nombre sea santificado es orar para que se reconozca y respete la santidad del mismo Dios (cp. el lugar que toma el nombre en Hechos 3:16; 4:10, 12, 17, 30; 5:28, 40; 8:12, 16; 9:15-16, 28; 10:43; 19:17; 21:13; 26:9).
Los nombres dados a Dios en la Biblia dicen cómo es Dios. Y lo dicen indudablemente mucho mejor que todos los comentarios que puedan hacerse de Su persona.
(a) ELOHIM.
Elohim es ciertamente una de las designaciones más antiguas del Dios de la Revelación. Se halla en los relatos bíblicos de la creación y de la época patriarcal. Sólo la Biblia conoce este término. Es cierto que tenía un origen semítico: en las lenguas cananea y caldea Dios se llamaba El. Indudablemente, se había preservado el antiguo nombre de Dios dado en la revelación original, conocida por Noé, pero que quedó posteriormente rodeado de conceptos paganos. Así, Abraham y sus descendientes retomaron el nombre de El en su sentido originario, desvinculado de connotaciones paganas, para designar a Dios. En Israel, este nombre asume un carácter más particular, viniendo a ser el nombre propio del Dios único e incomparable. Es así que se acompaña siempre con un adjetivo que destaca un aspecto una virtud del mismo Dios El Shaddai (Dios Todopoderoso Genesis 17:1 ), El Elión (Dios Altísimo Genesis 14:18 ), El Olam (Dios eterno Genesis 21:33 ), El Ganna (Dios celoso Exodo 20:5 ), El Hai (Dios viviente Josue 3:10 ). De todas maneras se usa preferentemente la forma plural Elohim. Ciertos críticos han sostenido que al ser Elohim un plural ello constituye prueba del politeísmo de los antiguos hebreos. Sin embargo, la prueba de que esto es una falsa acusación la tenemos en los adjetivos que acompañan al término Elohim de la Biblia, y que se hallan siempre en forma singular. Así, en Genesis 1:1 se dice, no que Elohim (los dioses) crearon, sino: Elohim creó (bórá). En realidad la forma plural de Dios en la Biblia evoca un sentimiento de reverencia. Es un plural mayestático, el nombre que sintetiza todas las perfecciones divinas. Al mismo tiempo, insinúa la presencia de una pluralidad de personas en el seno de la deidad. Cp. igualmente los consejos en el seno de Dios: Hagamos al hombre... (Genesis 1:26 ) y He aquí el hombre es como uno de nosotros (Genesis 3:22 ).
Elohim se deriva de una raíz que significa ser fuerte, poderoso. Este nombre del Dios poderoso conviene particularmente al Creador de Génesis 1, donde se emplea constantemente. Aparece 2.312 veces en el AT.
(b) JEHOVÁ.
este es el nombre más empleado en el AT (6.499 veces). En castellano se transcribe en esta forma. No se trata de un sustantivo, sino de un calificativo que, en hebreo, se presenta en forma de un tetragrama: YHVH. este es el nombre inefable, que los judíos no tenían derecho alguno a pronunciar, y que debían sustituir en la lectura del texto sagrado por Señor (mi Señor, Adonai). Es por esta lectura que los masoretas tuvieron la idea de añadir a las cuatro consonantes YHVH las vocales que pertenecían al sustantivo Señor (Adonai). El lector judío, así, no se equivocaba; sabía que tenía allí dos nombres en uno, uno todo en vocales, el otro todo en consonantes. Más tarde, los cristianos transcribieron erróneamente como Jehová, dando así en una sola palabra las dos juntas. La verdadera transcripción debiera darse como YªHV'H, o Yahveh. YHVH significa Aquel que es. En este nombre encontramos a la vez la afirmación metafísica del Ser eternamente presente (Yo soy), que está en el origen y al final de toda existencia, Dios único, incomparable, sin limitaciones, y la afirmación moral y espiritual de la fidelidad divina. Yahveh, éste es el Dios que se relaciona con el hombre, y que le quiere dar Su propia vida (la raíz de Yahveh es a la vez ser y vivir). La inmortalidad, la verdad y la fidelidad quedan reunidas en Yahveh. Si Elohim destaca un atributo de Dios, el poder, Yahveh revela con mayor fuerza Su propia esencia. El uso de este último nombre muestra que se relaciona con el Dios de la redención y del pacto que se revela al hombre para salvarle. Es Elohim, el Creador, quien dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen (Genesis 1:26 ); pero es como Yahveh-Elohim que entra en relación con el hombre a partir de que éste toma su lugar en la escena, advirtiéndole, juzgándole, prometiéndole salvación, revistiéndole de pieles de animales sacrificados (Genesis 2:7 , 16; 3:9, 15, 21). Otras expresiones compuestas con el mismo nombre completan esta revelación de la providencia y de la salvación divinas:
(A) Yahveh-Jireh, Jehová proveerá (Genesis 22:13 14);
(B) Yahveh-Rafah, Jehová que te sana (Exodo 15:26 );
(C) Yahveh-Nissi, Jehová mi bandera (Exodo 17:15 );
(D) Yahveh-Shalom, Jehová Paz (Jueces 6:24 );
(E) Yahveh-Raah, Jehová mi Pastor (Salmos 23:1 );
(F) Yahveh-Tsidkenu, Jehová nuestra justicia (Jeremias 23:6 ).
En verdad, Jehová, el Dios salvador, responde a todas las necesidades de nuestro ser.
La teología crítica ha pretendido que el empleo de los dos nombres Elohim y Yahveh denota en el texto bíblico dos autores diferentes, el Elohísta y el Yahvista (sin hablar de otras fuentes constantemente puestas al día; véase PENTATEUCO), que hubieran escrito mucho tiempo después de Moisés, y con mucho tiempo entre sí. Pero el argumento basado sobre los nombres divinos no demuestra nada en absoluto: Sólo en Génesis, Elohim aparece 164 veces, y Yahveh 146 veces. ¿Acaso se puede recortar el texto en otros tantos fragmentos? ¿Y qué se va a hacer del nombre Yahveh-Elohim (Jehová Dios), que aparece desde el capítulo 2? ¿Se va a decir también que los otros nombres (Adonai, etc.) revelan cada uno de ellos a un nuevo autor, distinto de los otros? Según los críticos, el nombre de Jehová no hubiera sido revelado más que a partir de Moisés ante la zarza ardiente, puesto que Dios le afirma: Así dirás a los hijos de Israel: El YO SOY me ha enviado a vosotros (Yo soy, Eheieh, ésta es la transcripción de la 1ª persona de Yahveh; el es, tal es el sentido verdadero de Su Persona). El Señor añade, al enviar a Moisés: Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos (Exodo 3:15 ; 6:3). ¿Qué significa esta declaración, frente a todo lo que hemos afirmado acerca de la presencia de Jehová en todas las páginas del Génesis? Una explicación que se ajusta a la mentalidad oriental acerca de la naturaleza de los hombres es como sigue: El exodo es por excelencia el libro del pacto y de la redención. Dios se revela en el exodo como nunca lo había hecho a los patriarcas, y ello no solamente a Su pueblo, sino también a los egipcios y a Faraón. El rey exclamó: ¿Quién es Jehová?... Yo no conozco a Jehová (Exodo 5:2 ), y la respuesta del Señor vuelve como un proverbio: .... y vosotros sabréis que yo soy Jehová (Ezequiel 6:7 ; 7:5, 17, etc., cp. Ezequiel, donde esta expresión aparece más de 50 veces, p. ej., Ezequiel 5:13 ; 6:14, etc.). Así, conocer a Jehová es reconocer Su naturaleza, Su carácter, Su soberanía, Su obra en juicio y salvación.
(c) JEHOVÁ DE LOS EJeRCITOS.
Jehová de los ejércitos. Expresión frecuentemente empleada en el AT (Isaias 54:5 ; Oseas 12:6 , etc.), más particularmente en los libros preexílicos (Samuel, Reyes, Salmos, Isaías, Amós). Este nombre compuesto viene a ser sinónimo de Creador todopoderoso, de dominador supremo, de Dueño de todo el cosmos.
(d) ADONAI.
Adonai, Señor, Dueño. Este nombre fue también aplicado ya desde el principio al Dios de Israel (Genesis 15:2 , 8; 18:3, 27, 30; Exodo 23:17 ; 34:23); se utiliza 427 veces en el AT, expresando la soberanía de Dios, y por ello el sentimiento de dependencia de la creación, la noción de que el hombre está al servicio de su Creador, a quien pertenece, y a quien debe su existencia como el vasallo a su soberano. (Notemos que el término adonai se emplea también para un hombre; p. ej., Abraham es el Señor de Sara y de su siervo (Genesis 18:12 ; 24:9, 10, 12). Moisés, amedrentado ante el servicio al que ha sido llamado, emplea el nombre divino apropiado al decir: ¡Ay, Señor [Adonai]!, nunca he sido hombre de fácil palabra. . . Y es Jehová [Yahveh] quien le promete Su presencia y ayuda eficaz (Exodo 4:10 17). El término Señor (Kurios) en el NT es el equivalente de Adonai.
(e) EL SANTO DE ISRAEL.
El Santo de Israel. En el libro de Isaías, Dios es frecuentemente llamado el Santo de Israel, o solamente el Santo, para denotar el Dios de Israel, o el Verdadero Dios (Isaias 1:4 ; 5:19, 24; 6; 40:25, etc.). En Ezequiel, Dios se hace conocer como Jehová, como el Dios poderoso y verdadero, al manifestar Su santidad (Ezequiel 20:41 ss; 28:22; 36:2 etc. Es preciso señalar que Dios jura por Su santidad, como jura por Sí mismo (Amos 4:2 ; Salmos 89:36 ; Genesis 22:16 ; Exodo 32:13 ; Jeremias 22:5 ; Isaias 45:23 ).
La santidad parece ser sinónima con la divinidad. La lectura de un libro como Levítico deja al lector convencido de ello. La santidad, considerada en Dios, no resulta ser tanto uno de Sus atributos como Su mismo carácter. A través del AT, los textos en los que se trata la santidad divina expresan a la vez Su inefable pureza, Su horror al mal, su aborrecimiento contra el pecado, al igual que Su gloria, majestad, elevación y Su grandeza supremas. La santidad de Dios está en estrecha relación con Sus celos, Su ira y Su venganza. Su naturaleza celosa (Exodo 20:15 ) no es nada más que Su santidad en acción (Oehler). En Ezequiel 38:18 , 23 leemos que en Sus celos e ira Jehová ejercerá Sus juicios sobre Israel y que así el se glorificará y santificará. La venganza de Dios es una consecuencia de Sus celos y de Su ira (Nah. 1:2; Ezequiel 25:14 , 17). Los celos, la ira, y la venganza estallan cada vez que la voluntad de Dios se enfrenta a la oposición de los hombres, cada vez que es menospreciada y desobedecida.
Al revelarse como santo, Dios intimaba a Israel que ellos debían ser también santos (Levitico 11:44 ; 19:2; 20:7, 27; cp. 1 Pedro 1:16 ). Esta orden queda, como vemos en la cita de 1 Pedro, reafirmada para los creyentes del Nuevo Pacto.
(f) PADRE.
El NT nos dice que Dios es luz, y que es amor (1 Juan 1:5 ; 4:8), pero aquí se trata de Su naturaleza y atributos y no de nombres divinos. La revelación más sublime le da el título que resume para el creyente todos los demás títulos y atributos: el de Padre. El contenido y sentido de este nombre nos ha sido revelado claramente por Jesucristo, por Sí mismo, por la parábola del hijo pródigo (Lucas 15: ), el Padrenuestro (Lucas 11: ); por Su oración sacerdotal (Juan 17: ). Y esta revelación nos la ha dado en Su calidad de Hijo, y con el don total que consumó en el Calvario, donde Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo (2 Corintios 5:19 ).
Pero Jehová estaba ya considerado como Padre en un sentido nacional, e invocado como tal, desde el mismo AT. Recordemos las incomparables estrofas del profeta Isaías: Pues tú eres nuestro padre, si bien Abraham nos ignora, e Israel no nos reconoce; tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre... (Isaias 63:16 ; 64:7). Sin embargo, hay más que la idea del Dios que da la existencia a la nación, que la nutre, la protege, y la salva en su territorio (Oseas 11:1 ). Al releer los pasajes en los que los escritores sagrados hablan de las relaciones entre Dios y el hombre, de la indignidad de los pecadores al título de hijos de Dios (Isaias 1:2 ; 30:1-9; Salmos 73:15 ); y los que atribuyen a Dios el título de Salvador (Salmos 106:21 ; Isaias 43:3 , 11; 49:26; 60:16; 63:8; Jeremias 14:8 ; Sof. 3:17, etc.). La paternidad divina se revela también en esta noción del Dios-Salvador, que da por segunda vez la vida a Sus hijos.
Así, a través de los nombres de Dios, constatamos que la revelación bíblica se mantiene de una manera coherente consigo misma desde sus orígenes, y que a través de las diversas formas de Su Nombre se expresan a la vez el carácter, la identidad, la voluntad, y los actos de Dios.

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008