Programa Radial FdeC

Panal de miel, son los dichos suaves, suavidad para el alma y medicina para los huesos
Proverbios 16.24

A lo largo de nuestra vida todos en algún momento, hemos sido lastimados y/o heridos en nuestros corazones o almas (sentimiento, emociones, intelecto, y voluntad).
Que si no son tratadas; como toda herida se infectan; si siguen sin tratamiento, la infección aumenta emanando un olor putrefacto (olor a muerte).
El único que puede tratar y tiene el poder de sanar esas heridas, es Cristo, por medio de su sangre.
Él pago el precio de nuestra salvación y salud.
Si permitimos que Cristo trate nuestras heridas y vida; Él nos restaura limpiando nuestras heridas, transformando nuestras vidas.
A medida que somos tratados y restaurados, comienza en nuestra vida a fluir sanidad y emanar Fragancia de Cristo.

Nuestra intención es que a través de esta página puedas reconocer tu salud interior; puedas extenderte hacia tu sanidad, acceder y obtenerlo.
Y en tu vida fluya sanidad, emane Fragancia de Cristo.
Te invito a participar de nuestro foro.
     Fanny

La Biblia

    Últimos Posts

    Posts más vistos

Diccionario Biblico

FELIZ CUMPLE LUCERITO.

FELIZZ CUMPLEE LUCERITO: FELICIDADES!!!Te amooo Y serás corona de gloria en la mano de Jehová, y diadema de reino en la mano del Dios tuyo. Isaías 62:3....

Leer Completo

Un Gran Hombre

Un día, mi hermana lloraba en su habitación... Con mucha nostalgia, observe que mi padre se le acerco... y le preguntó el motivo de su tristeza... los escuché hablando por horas, pero hubo una frase tan especial que dijo mi padre esa tarde, que hasta el día de hoy, 8 años más tarde..., la recuerdo cada mañana y me llena de fuerza... Mi padre acariciándole el rostro, le dijo: "Hija mía, enamórate de un Gran Hombre y no volverás a llorar"... Los hombres nos caracterizamos por ser el sexo fuerte, aunque muchas veces caemos por debilidad. Y Yo me pregunte tantas veces, cuál era la fórmula exacta para llegar a ser ese gran hombre y no dejarme vencer por las pequeñeces... Conforme pasan los años... descubrimos que si tan solo todos los hombres lucháramos por ser grandes de espíritu, grandes de alma y grandes de corazón... ¡el mundo sería completamente distinto!. Aprendí que un Gran Hombre... no es aquel que compra todo lo que desea, pues sabemos tantos de nosotros que hemos comprado hasta el cariño y el respeto de quienes nos rodean... Mi padre le decía: ... No busq...

Leer Completo

FraganciadeCristo.com 2007 - 2009

Valid HTML 4.01 Transitional